Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 24 de junio de 2022
  • Actualizado 21:57

Tras casi ser linchado desnudo, acusado de violar a niño llega a Palmasola; menor está desnutrido

Luego de ser exhibido sin ropa por la población indignada en Yapacaní, uno de los presuntos abusadores sexuales del pequeño de 10 años pudo ser, finalmente, trasladado al penal en Santa Cruz. Jeyson Auza afirmó que el Ministerio de Salud cubrirá los gastos del caso. 
Uno de los presuntos abusadores del niño de 10 años de Yapacaní, tras casi ser linchado por la muchedumbre, pudo ser llevado a Palmasola. GENTILEZA CLAVE 300.1
Tras casi ser linchado desnudo, acusado de violar a niño llega a Palmasola; menor está desnutrido

Finalmente, uno de los cuatro presuntos violadores del pequeño de 10 años de Yapacaní pudo ser trasladado a la cárcel de Palmasola, de Santa Cruz, luego de casi ser linchado por los pobladores enfurecidos e indignados por la noticia.

La noche de este martes se desató la bronca en la población de Yapacaní, tras tomar conocimiento del hecho aberrante: cuatro vecinos le habrían hecho vivir una pesadilla a un menor, con amenazas de por medio y vejación sexual consumada desde hace dos años. Producto de ello, el pequeño cayó en terapia intensiva y se contagió con VIH.

Los ciudadanos que se dieron cita en las calles, con la advertencia de cercenar partes del cuerpo del presunto violador, aceptaron entregarlo a la Policía, después de la audiencia de medidas cautelares. Esto fue posible, en gran medida, gracias a las súplicas de los padres del supuesto agresor, que imploraron por su vida.

De esta manera, el hombre fue llevado a Palmasola.

En cuanto a la salud del niño, el ministro de Salud, Jeyson Auza, reveló que presenta un cuadro de desnutrición, además de tener encefalopatía. "Es un niño que tiene  desnutrición, además, debe ser valorado por las especialidades de gastroenterología, pediatría, neurología. Se van a realizar exámenes con resonancia magnética, cerebral, ecografías dobles (...). Todos estos exámenes van a ser cubiertos por el SUS y el Ministerio de Salud".

CASI LO LINCHAN

Los pedidos de clamor de un padre que se encomendó a Dios para que no ejecutaran a su hijo, en la plaza principal del municipio de Yapacaní, fueron escuchados, y cerca de las 2:30 de la madrugada del miércoles, los pobladores entregaron a la Policía al acusado de violar junto a sus hermanos al menor de 10 años y transmitirle VIH.

El sospechoso, de iniciales M. A. S. T., tuvo que ser vestido con un bóxer y una chamarra de color rojo, después de permanecer por casi dos horas amarrado y desnudo expuesto en plena plaza de ese municipio, con amenazas de tomar la Justicia por mano propia y cercenar sus órganos genitales por haber supuestamente abusado del infante en reiteradas ocasiones.

Varios medios de comunicación se trasladaron hasta Yapacaní, alertados de que el detenido preventivo iba ser ajusticiado, mientras en las redes sociales su padre pedía clemencia y apoyo policial para evitar la muerte de su hijo. "Llamen al Comando, se lo imploro, por favor, por el amor de Dios. Ustedes no me conocen, pero salven a mi hijo", decía, en uno de los muchos audios enviados en la madrugada.

El denunciado fue sacado la noche del miércoles por la fuerza, en medio de golpes por una turba de personas que se enfureció cuando la Policía trató de resguardar la vida del individuo para trasladarlo a Palmasola, donde ahora guarda detención preventiva de 180 días.

Previo a ello, un grupo de personas con el rostro cubierto con poleras provocó destrozos en la Caja Judicial de Yapacaní, lanzando piedras a los vidrios y amenazando con quemarlo si no era entregado a la población. Dos mujeres, supuestamente la madre y la hermana, trataron de contener la arremetida de golpes, pero fue en vano.

El acusado fue llevado escoltado por personas y motociclistas, que exigían justicia comunitaria, hasta la plaza principal. Allí fue desnudado y amarrado. Incluso, minutos antes, fue conducido hasta la clínica Niño Jesús, donde le tomaron una prueba rápida de enfermedad venérea. Habría dado negativo.

EL INDIGNANTE HECHO

Según antecedentes del caso, el detenido y sus hermanos fueron identificados por el menor, quien los acusó de ser los abusadores. Habrían llevado adelante el delito en reiteradas ocasiones, aprovechando que este acudía a jugar con la hermana de sus agresores. En algunas ocasiones, estos sujetos se encontraban bajo efectos del alcohol e incluso, en su entrevista psicológica, el niño refirió que fue amenazado con un arma de fuego para que no contara a nadie de los abusos.

El caso quedó al descubierto en octubre del pasado año, después de que la víctima se descompensara y las defensas de su organismo bajaran, siendo internado en el hospital. Allí fue sometido a estudios médicos que arrojaron como resultado que era portador de VIH. Esta situación motivó que fuera sometido a una entrevista, donde identificó a sus agresores sexuales.