Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 16 de agosto de 2022
  • Actualizado 23:00

Por baja médica de jueza, suspenden juicio de vocal que liberó a feminicida

Una autoridad judicial es procesada por la liberación de Omar Alejandro Ordoñez, líder de la pandilla Wander Rap de Cliza y asesino de la adolescente María del Carmen Carballo.
Mirtha Mabel M., vocal procesada por la liberación de un feminicida sentenciado. DICO SOLÍS
Mirtha Mabel M., vocal procesada por la liberación de un feminicida sentenciado. DICO SOLÍS
Por baja médica de jueza, suspenden juicio de vocal que liberó a feminicida

El Tribunal de Sentencia No. 3 de Cochabamba suspendió ayer por tercera vez el juicio contra Mirtha Mabel M., vocal de la Sala Penal Primera, procesada por la liberación de Omar Alejandro Ordoñez A., feminicida sentenciado que huyó en 2021 del país. La audiencia fue reprogramada para el 2 de agosto debido a que la jueza, presidenta del Tribunal, tiene baja médica.

David Henry Flores, abogado de Pilar Reyes, madre de María del Carmen Carballo (adolescente asesinada en marzo de 2016 por la pandilla Wander Rap de Cliza), señaló que la baja médica de la jueza es hasta el 21 de julio, pero ante la posibilidad de que se amplíe fijaron el juicio para el 2 de agosto. 

LIBERACIÓN

Ordoñez fue condenado en 2017 a 30 años de cárcel, pero en marzo de 2021 quedó en libertad y huyó del país. Una vocal de Cochabamba, que dio libertad al condenado, es acusada por incumplimiento de deberes de protección a mujeres en situación de violencia y prevaricato. 

Ese fallo judicial le dio un giro inesperado a la vida de Pilar. Ella, junto a su hijo menor (de ocho años), migró del campo a la ciudad para resguardarse ante la posible “venganza” del feminicida prófugo y, desde entonces, no ha podido retornar a su vivienda ubicada en una comunidad del municipio de Toco.

Vive en “sobresalto”. El inmueble donde se resguarda fue atacado hace poco más de dos semanas cuando rompieron los vidrios del ambiente que está al lado de la habitación de Pilar. También fue víctima de robo en el micro cuando se trasladaba ayer al Tribunal Departamental de Justicia. Su bolsón fue cortado y se llevaron su dinero. 

La mujer peregrina por justicia. “Voy a seguir caminando hasta que haya justicia, aunque parece que para los pobres no hay”.