Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 25 de octubre de 2021
  • Actualizado 21:32

Tras asesinato de Florencio, buscan a una de sus hijas y excavan en su casa

Un hombre, de 78 años, perdió la vida presuntamente a manos de su esposa e hija y en complicidad con su yerno. Hallaron sus restos en el patio de su vivienda a un año de su desaparición.

Policía halla los restos óseos de Florencio Cadima en el patio de su casa en la urbanización Toborochi (Santa Cruz), el pasado 23 de junio. RED UNO
Policía halla los restos óseos de Florencio Cadima en el patio de su casa en la urbanización Toborochi (Santa Cruz), el pasado 23 de junio. RED UNO
Tras asesinato de Florencio, buscan a una de sus hijas y excavan en su casa

La Fiscalía y la Policía, con personal especializado, realizaron este miércoles excavaciones en la vivienda de Florencio Cadima Ponce, el hombre de 78 años reportado como desaparecido hace 13 meses, pero que sus restos óseos fueron hallados enterrados en el patio de su domicilio ubicado en la urbanización Toborochi, al sur de la ciudad de Santa Cruz, el pasado 23 de junio. Los investigadores se constituyeron ayer al mismo inmueble ante la posibilidad de que haya otros restos humanos.

Estaban buscando a dos hijas de Florencio, de quienes se desconocía su paradero desde hace nueve meses. Una de ellas fue encontrada en un centro de salud mental, mientras la otra aún es buscada y temen que haya corrido “la misma suerte que su padre”, según Bolivisión.

Por la muerte de Florencio, tres personas fueron enviadas con detención preventiva a Palmasola. Se trata de su esposa, su hija y su yerno (esposo de su hija), quienes habrían cometido el crimen para quedarse con la propiedad del adulto mayor y están siendo procesados por parricidio y asesinato, respectivamente. Sus nietos adolescentes también fueron implicados, pero su presunta participación está siendo investigada.

EL CRIMEN

Su esposa, de quien estaba alejado, declaró que mató a Florencio porque él la maltrataba. La mujer señaló ante las autoridades que golpeó en la cabeza al hombre con un bastón metálico y le quitó la vida. Habría ordenado a sus nietos cavar la fosa para enterrar el cuerpo en el patio de la vivienda.

El yerno, presunto cómplice, apuntó a su esposa como autora material y a su suegra como intelectual del crimen. Sin embargo, la adulta mayor se atribuyó sola el hecho a poco de la audiencia de medidas cautelares.

Florencio murió por traumatismo encéfalo craneano, según la autopsia médico legal. De acuerdo con las investigaciones, el hombre recibió fuertes golpes con un fierro de un metro y un machete.

Según las indagaciones policiales, la propiedad de Florencio estaba en litigio y él temía que sus familiares lo desalojen. Por eso, llamó a una de sus hijas, que vivía en Cochabamba, para que lo acompañara y evitar ese extremo; ella se trasladó a Santa Cruz con su esposo y sus dos hijos adolescentes.

“Don Florencio era una persona muy amable y lo veíamos caminar por la calle. Nunca pensamos que la señora (su hija) sería capaz de cometer un crimen)”, dijo, en entrevista con Red Uno, una vecina.

Se conoció que la víctima denunció a su hija por maltratos poco antes de desaparecer, en mayo de 2020.

LA ALERTA

Una de las hijas de Florencio, que radica en Inglaterra, preguntaba constantemente por su padre. Su hermana, que ahora está implicada en el crimen, le dijo para tranquilizarla que reportó la desaparición del papá y que la Policía estaba haciendo su trabajo para encontrarlo. La mujer, desde el extranjero, preguntaba a familiares y cercanos sobre su progenitor, pero nadie tenía información.

Ella se comunicó unos días antes del hallazgo de los restos con la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) y alertó la situación, y pidió ayuda. La Policía se constituyó en el domicilio y los familiares, quienes ahora son los presuntos autores, decían que Florencio estaba de viaje y que no sabían cuándo retornaría.

El 23 de junio, los investigadores encontraron los restos óseos de la víctima enterrados en el patio de su vivienda al promediar las 23:30. Su esposa confesó el crimen y señaló el sitio donde estaban los restos del desaparecido.

La denunciante, su hija, les hizo conocer que tampoco pudo comunicarse con dos de sus hermanas desde hace nueve meses. Por ello, los investigadores se constituyeron este miércoles a la vivienda donde encontraron los restos de Florencio ante la posibilidad de que sus hijas hayan perdido la vida en circunstancias similares.

 La fiscal asignada al caso Alejandra Ávalos confirmó a los medios de comunicación que se realizaba las excavaciones con personal especializado y la ayuda de canes ante la sospecha de que haya más restos óseos humanos en esa propiedad. Las autoridades no brindaron más información sobre el operativo hasta el cierre de edición de este medio de comunicación.