Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 18 de mayo de 2022
  • Actualizado 21:45

Arquitecto: Edwin entregó el auto a su amigo, no recibió plata y quiso matarlo

Un testigo reveló que el principal sindicado del asesinato de Ariel Rodríguez le provocó una herida punzocortante. Un tercero que vendió la camioneta huyó y no les dio el dinero. 
Edwin C.B., principal acusado del asesinato del arquitecto. Familiares piden justicia por la muerte de Ariel Rodríguez. DICO SOLÍS
Edwin C.B., principal acusado del asesinato del arquitecto. Familiares piden justicia por la muerte de Ariel Rodríguez. DICO SOLÍS
Arquitecto: Edwin entregó el auto a su amigo, no recibió plata y quiso matarlo

El juicio por el asesinato del arquitecto Ariel Rodríguez Orellana, victimado el 23 de octubre de 2020, ingresó a su fase final. Hay cuatro acusados, tres hombres y una mujer, por el macabro crimen.

Un testigo declaró en recientes días que Edwin C.B. (excuñado de la víctima y principal acusado de su muerte) le entregó la camioneta, de propiedad del arquitecto, para que sea vendida como “chuta”y, a cambio, recibiría mil dólares. Luego, esta persona le dio el motorizado a un tercero, por instrucciones de Edwin C., quien se encargaría de “acomodarlo”, pero este cerró la venta y desapareció “estafándolos”. 

Edwin C. le exigió a su “amigo” el dinero por la venta de la movilidad y aunque él le contó todo lo ocurrido fue agredido físcamente. Según su testimonio, el principal sindicado del crimen le provocó una herida punzocortante y le amenazó de muerte. Él temía por su vida y la de su familia y, por ese motivo, tuvo que esconderse por varios meses.

“El testigo ha dicho que el señor Edwin C. le ha entregado la camioneta para que sea acomodada. Esta persona le da la movilidad a otro hombre y ahí se produce la ‘estafa’ porque nunca recibieron ni un peso por la camioneta del arquitecto. Eso puso muy mal a Edwin C. al extremo de amenazarlo de muerte y le exigía que le pague, pero él le decía que había entregado el auto al otro y que no le dio el dinero”, manifestó el abogado de la familia de la víctima, Rolando Ramos.

LOS ACUSADOS

Lucio A.M., Brayan Q.B. y Erika Beatriz V.G., los otros tres acusados por la desaparición y muerte del arquitecto, apuntan a Edwin C.B. como el autor material e intelectual del asesinato. 

Todos tenían vínculo con el principal acusado. Lucio A. declaró que Edwin C., a quien conoció antes en la cárcel, le regaló el teléfono de la víctima el 26 de octubre de 2020 diciéndole que “al dueño lo había ahorcado”. Su amigo le entregó una tarjeta de débito y le dio la contraseña para que saque dinero y lo deposite a una cuenta y a cambio él se quedaría con la mitad. Le dio una mochila con prendas de vestir para que la use cuando vaya al cajero. 

Edwin C. también le consultó si tenía conocidos que estén interesados en la compra de un vehículo o autopartes. Días después, Lucio M. le preguntó por la movilidad, pero Edwin C. le comentó que “ya lo había acomodado”.

Edwin C. y Lucio M. fueron detenidos a los 42 días de la desaparición del arquitecto. Se negaban a revelar qué pasó con Ariel como su hubiesen hecho un “pacto de silencio”, mismo que se rompió el 19 de marzo de 2021 cuando Brayan Q., primo de Edwin C., declaró que Rodríguez fue asesinado.

Durante el juicio, dijo que Ariel R. fue citado a una reunión sin conocer que Edwin C. (expareja de una de sus hermanas) estaba detrás de esa cita. Se encontró con Brayan Q. y otro hombre, quien aún no ha sido identificado, mientras su excuñado estaba oculto en un ambiente contiguo. El arquitecto estaba distraído cuando fue sorprendido por Edwin C., quien lo habría tomado por el cuello hasta reducirlo y luego atarlo. 

Según Brayan Q., él abandonó el lugar y dejó al arquitecto con vida, pero en manos de su primo. Al día siguiente, se deshicieron de siete bolsas que contenían los restos óseos calcinados de la víctima. 

La casa donde Ariel R. perdió la vida fue alquilada por Edwin C. supuestamente para su comadre Erika V. Ella declaró que él el 23 de octubre le pidió las llaves del domicilio diciéndole que haría una parrillada con sus amigos. Dijo que se fue a la vivienda de sus padres, donde durmió junto a sus hijos.

La mujer manifestó que no conocía a Brayan Q., pero el flujo de llamadas probó que mantenían comunicación anterior al día del crimen.

El 23 de octubre de 2020, Ariel R. salió con su camioneta de su casa rumbo a una reunión laboral, pero le tendieron una trampa” y no volvió más a su hogar. El móvil del crimen sería venganza porque el arquitecto no aceptaba la relación de su hermana con Edwin C.