Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 24 de junio de 2022
  • Actualizado 22:14

Aplazan para el 6 de julio el juicio contra vocal que liberó a feminicida sentenciado

Pilar Reyes, madre de una víctima de feminicidio, se  crucifica por justicia. OPINIÓN
Pilar Reyes, madre de una víctima de feminicidio, se crucifica por justicia. OPINIÓN
Aplazan para el 6 de julio el juicio contra vocal que liberó a feminicida sentenciado

El Tribunal de Sentencia No. 3 de Cochabamba aplazó para el 6 de julio el juicio contra Mirtha Mabel Montaño, vocal de la Sala Penal Primera del Tribunal de Justicia, procesada por liberar a Omar Alejandro Ordoñez Arias, quien fue sentenciado en 2017 por el feminicidio de la adolescente María del Carmen Carballo Reyes. En 2021, el fallo de la autoridad judicial acusada le permitió dejar la prisión y, desde entonces, se encuentra prófugo. 

David Henry Flores, abogado de la familia de la víctima, informó que el juicio se suspendió debido a que el Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) no presentó el peritaje psicológico de Pilar Reyes, madre de María del Carmen, quien peregrina por justicia desde hace más de seis años.  Para Reyes, la vocal es la responsable de que el principal autor del feminicidio de su hija se haya dado a la fuga y se encuentre en el exterior gozando de impunidad. Pide que sea sentenciada.

En febrero de este año, la Fiscalía acusó formalmente a la vocal Montaño por los delitos de incumplimiento de deberes de protección a mujeres en situación de violencia y prevaricato por la liberación de Ordoñez, miembro de la pandilla Wander Rap de Cliza.

ANTECEDENTES

El Tribunal de Sentencia No. 6 de Cochabamba dictó el 31 de agosto de 2017 sentencia condenatoria máxima, de 30 años, para Ordoñez y otros cuatro autores, integrantes de su pandilla, por feminicidio y violación agravada. Desde entonces, el líder de ese grupo buscó en reiteradas oportunidades salir de la cárcel aprovechando que su sentencia no había sido ejecutoriada, pese a que había pasado cuatro años desde su condena. En marzo de 2021, la Sala Penal Primera determinó que sea liberado pagando una fianza de 100 mil bolivianos, tramite su arraigo, se presente a firmar cada semana, entre otras medidas. Ante esa situación, Reyes interpuso un amparo exigiendo que el asesino de su hija vuelva a prisión y cumpla su sentencia, y en mayo de ese año el fallo que favorecía al feminicida fue anulado y se ordenó su recaptura, pero él ya había salido del país.