Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 02 de julio de 2022
  • Actualizado 17:21

Caso de Jhovana: tras ejecutar y confesar el crimen, Ángel pasará 30 años tras las rejas

El agresor optó por el procedimiento abreviado. Victimó a su esposa en su casa de la zona Alto Arrumani, K'ara K'ara. La mujer dejó a cinco hijos.
Ángel Beltrán, autor confeso del feminicidio de Jhovana Chávez. MARIELA COSSÍO
Ángel Beltrán, autor confeso del feminicidio de Jhovana Chávez. MARIELA COSSÍO
Caso de Jhovana: tras ejecutar y confesar el crimen, Ángel pasará 30 años tras las rejas

Tras confesar el crimen de Jhovana Chávez y brindar detalles con respecto al feminicidio que llevó a cabo en su casa de Alto Arrumani, en K'ara K'ara (zona sur de Cochabamba), Ángel Beltrán, su concubino, se sometió a un procedimiento abreviado y tendrá que pasar 30 años preso, sin derecho a indulto.

Fue el propio Ángel quien aceptó su culpabilidad, ante policías de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), el fin de semana, tras cometer el delito en la habitación que compartía con la víctima, madre de sus cinco hijos.

Antes de presentarse en la FELCC, el sujeto trató de quitarse la vida, pero su tentativa no surtió efecto, pues sus heridas fueron superficiales. Tras ello, su caso fue derivado a la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV).

Jhovana, de 34 años, fue encontrada inerte en su cuarto. De acuerdo con los detalles brindados por el agresor, la atacó cuando ella escuchaba música con auriculares, en la cama. Esto, después de sostener una discusión.

De acuerdo con datos recabados por Voces Libres, el feminicida y su víctima asistieron juntos a una fiesta, donde hubo consumo de bebidas alcohólicas. Luego, ambos fueron a comprar. Fue a su retorno cuando se produjo la discusión. Ángel la acusaba de tener otra pareja. Ella negaba tal situación.

Cuando Jhovana fue a la habitación, Ángel salió al patio y tomó el palo de una picota, elemento con el que luego la golpeó en la cabeza.

Ahora, sus cinco hijos han quedado en la orfandad.