Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 19 de mayo de 2024
  • Actualizado 01:12

Misteriosa desaparición de Édgar: 11 días, un cuarto intacto y 4 hijos que lideran su búsqueda

Destrozados, sin rastro y con la preocupación de que su padre sufra hambre, frío o esté en la calle, así se encuentran los hijos del profesor, de 79 años, que desde el 7 de julio no da señales en Cochabamba. Don Édgar Barriga fue preparador del Tigre en 1978.

 

Paola Barriga, una de las hijas de Édgar Barriga, el adulto mayor desaparecido en Cochabamba. DICO SOLÍS
Paola Barriga, una de las hijas de Édgar Barriga, el adulto mayor desaparecido en Cochabamba. DICO SOLÍS
Misteriosa desaparición de Édgar: 11 días, un cuarto intacto y 4 hijos que lideran su búsqueda

Es 7 de julio y sobre la mesa del departamento N7, del cuarto piso de un edificio ubicado en la avenida Ballivián y calle La Paz, yace un plato de segundo y otro de sopa con cubiertos ya usados. La cama está destendida e impera un orden y limpieza de diario.

Aquella es la aproximación descriptiva mediante la que es posible visualizar el departamento de Édgar Barriga Calvo, un hombre de 79 años que ha sido profesor de educación física y también se desempeñó como preparador físico del The Strongest, en 1978. 

Ahora, lejos de la adrenalina del deporte, el adulto mayor se encuentra desaparecido hace 11 días. Su vivienda, situada en pleno centro cochabambino, representa, a todas luces, uno de los últimos escenarios en los que dejó plasmadas sus pisadas.

Esa escena es, también, la imagen que le quedó en la retina a Ramiro Barriga, uno de los hijos del adulto mayor. Él llegó desde la ciudad de La Paz para buscar a su papá en medio de una misteriosa desaparición que ha devenido en una búsqueda incansable en Cochabamba.

ÚLTIMA VEZ

La última vez que se supo sobre su paradero fue registrada en las cámaras de seguridad del céntrico edificio donde vive. Entonces, el reloj marcaba las 12:44 de un frío 7 de julio. Barriga vestía un buso negro, chamarra roja, zapatillas blancas y gorra de color azabache.

El profesor bajó las gradas, observó la calle, cerró la puerta metálica y atravesó un largo pasillo que lo llevó hasta el exterior del edificio. En el camino, giró levemente y siguió su rumbo.

Desde entonces, sus cuatro hijos junto a su familia han emprendido una búsqueda exhaustiva que se desplegó por La Paz, Santa Cruz y Cochabamba (donde vivía solo). La noticia sobre su desaparición trascendió fronteras y tiene movilizados a todos sus cercanos, incluidos sus dos hijos que radican en Estados Unidos.

Un mes y medio atrás, el profesor visitó a su familia en la ciudad de La Paz, donde, incluso, aprovechó para sacar su visa para viajar a Estados Unidos con el sueño de participar en el nacimiento de su bisnieto. El bebé nació, pero su abuelo no estuvo para verlo.

La reconocida abogada Paola Barriga, excandidata a vicepresidente por el Partido Demócrata Cristiano (PDC) en 2019 y que transcendió a los medios por litigar bullados casos de violación, feminicidios y de trata y trafico, es una de sus hijas.

Entre algunos de los casos asumidos por la jurista se encuentran: el asesinato y violación de la niña Patricia Flores (1999), la defensa de la víctima en el caso William Kushner” (2015), el asesinato de Verónica Chino (2012), el asesinato y violación de Jessica Burgoa (2009) y el caso “Abigail Quintana”.  A ello se suma, el litigio por trata y tráfico de mujeres del Club nocturno Katanas (2016), el de Juan Pari y el desfalco millonario del Banco Unión (2017); y el asesinato del universitario Jonathan Quispe en la UPEA (2018), entre algunos.

ACTIVAN BÚSQUEDA

Quebrantada y con lagrimas corriendo por sus mejillas, Barriga, la jurista que lleva 22 años litigando con bullados casos mediáticos, ahora es victima de la burocracia del sistema judicial boliviano contra la cual ha luchado.

Ello, debido a que la institución verde olivo, encargada de la protección de todos los ciudadanos, recién activó la búsqueda de su padre hoy: 11 días después de su desaparición, 48 horas tras sentar la denuncia y luego de que los familiares buscaran al profesor desaparecido en hospitales, morgues y psiquiátricos, con sus propios medios y solos, como reza su protocolo.

“Es difícil encarnar este dolor y vivirlo tal cual se puede advertir”, dice Paola, con la voz partida, tras recordar que, durante todos sus años de servicio legal incluso “ad honorem”, fue testigo del dolor de los familiares y víctimas de asesinato, violación, trata e infanticidio, entre algunos.

La imagen que difundió la Policía sobre Édgar Barriga, el adulto mayor que es intensamente buscado en la Llajta. DICO SOLÍS
La imagen que difundió la Policía sobre Édgar Barriga, el adulto mayor que es intensamente buscado en la Llajta. DICO SOLÍS

ESPERANZA

Después de sostener una entrevista con OPINIÓN, los ojos de la jurista se cierran cuando se le pregunta cuál es la esperanza sobre su padre. Dice sentir que su progenitor está vivo, quizás, protegido por algunas personas que lo resguardan hasta que se reencuentre con su familia. Luego, sonríe y recuerda que si él estuviera a su lado, les pediría que “estén tranquilos”.

A metros de la jurista se encuentra su hermano, también abogado y con vasta experiencia en derechos humanos, especialista en guerra, conflictos armados, desapariciones en otros países y que recientemente arribó a Bolivia tras su estadía en Estados Unidos. Prefiere no salir en los medios, pero con los ojos rojos y visiblemente afectado, cuenta que ha optado por ser objetivo, realista y limitarse a los hechos con las investigaciones en curso.

Ambos llevan el renombrado caso del asesinato de la niña Patricia Flores, reportado en 1999. Hoy, después de 10 años de litigio internacional, se encuentran en una negociación para llevar adelante un acuerdo con el Gobierno.

MENSAJE AL PROFESOR BARRIGA

“Papi, te estamos buscando. Por favor, contáctate con nosotros. Estamos muy afligidos. Es mucho tiempo que no tomamos contacto. Sabes que te amamos y que necesitamos saber de ti urgente”. Esas son las palabras que la abogada espera lleguen a los oídos de su padre.

Las personas que cuenten con información sobre su paradero, pueden comunicarse con los siguientes números: 60653493 y 72535272.