Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 15 de agosto de 2022
  • Actualizado 13:59

Vuelven críticas en el MAS contra Del Castillo y salpican a Aguilera tras asesinato de policías

Cuestionan el polígrafo a funcionarios de la FELCN y ven protección a quienes abatieron a los dos uniformados y el voluntario de GACIP en Santa Cruz. La CSTUCB pidió la renuncia del comandante de la Policía.

Vuelven críticas en el MAS contra Del Castillo y salpican a Aguilera tras asesinato de policías

La muerte de dos policías y un voluntario del GACIP tras ser ejecutados cuando se encontraban de rodillas estremeció al país y las críticas comenzaron a surgir hacia las altas esferas encargadas del control de la seguridad.

A su vez, cuestionaron la aplicación del polígrafo (detector de mentiras) a los funcionarios de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN) para establecer su idoneidad en el cargo, luego de que el líder del Movimiento Al Socialismo (MAS), Evo Morales, develara el caso de “narcoaudios” en el Trópico de Cochabamba. El 90% pasó la prueba que concluyó a principios de mayo, según informó el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, quien impulsó el proceso.

El diputado Héctor Arce calificó de “vil mamada” el polígrafo y sospecha de encubrimiento en Porongo donde “se maquilló la escena del crimen”, por lo que pidió que se haga “una limpieza total” y una “reestructuración”, además de tomar decisiones más drásticas para mostrar el resultado de una lucha eficaz y eficiente contra el narcotráfico.

“Se ha sacado a unos gatos para reemplazar por otros lobos más audaces”, dijo, citado por ERBOL.

También instó al presidente Luis Arce que revise el Ministerio de Gobierno y a las autoridades designadas.

Por su parte, Morales exigió esclarecer una presunta protección a los autores del triple asesinato e investigar los nexos con “transparencia y celeridad”. Ya surgieron versiones de que el principal sospechoso del crimen, Misael Nallar, tenía contactos y ayuda de personal policial.

Entre tanto, desde la Central Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB) pidieron la renuncia del comandante de la Policía, Jhonny Aguilera, por una sospecha de encubrimiento. Advirtieron de que “ya ha rebasado el vaso. Este señor tiene que dar un paso al costado, tiene que renunciar o tienen que destituirlo”.

El dirigente Humberto Claros dijo también que, como parte del Pacto de Unidad se ratifican en su decisión de enero de exigir la renuncia de Del Castillo por gravitar en asuntos políticos y orgánicos.

Esta semana el presidente se reunió con los dirigentes de las 6 Federaciones del Trópico para resolver observaciones en torno al titular de Gobierno, así como para hacer conocer otras demandas. El vocero presidencial Jorge Richter explicó que cualquier cambio está en manos del Primer Mandatario.

Del Castillo también fue salvado de la censura durante la interpelación en la Asamblea donde debió responder por la inseguridad en El Alto.

Sin embargo, no todo está dicho. El MAS realiza diferentes congresos departamentales donde en las resoluciones que emiten hacen referencia a la gestión de Gobierno y las autoridades. Ya surgieron votos resolutivos contra Del Castillo, así como el ministro de Justicia, Iván Lima. No les perdonan la falta de avance en las investigaciones por las muertes en las masacres de Sacaba y Senkata, en 2019.