Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 26 de septiembre de 2022
  • Actualizado 09:12

Vice defiende medicina natural y acepta vacunarse tras fiestas

David Choquehuanca admite que se contagió con COVID-19 al menos dos veces y ahora tiene “inmunidad natural”. Expertos recomiendan completar el esquema de vacunación.
El vicepresidente David Choquehuanca en un ritual ancestral. ARCHIVO
El vicepresidente David Choquehuanca en un ritual ancestral. ARCHIVO
Vice defiende medicina natural y acepta vacunarse tras fiestas

El vicepresidente de Bolivia, David Choquehuanca, manifestó que se vacunará contra la COVID-19, aunque aseguró que tiene "inmunidad natural" tras pasar dos veces por la enfermedad y defendió la medicina ancestral y las plantas medicinales. 

Luego de la polémica al conocerse que no está inmunizado y que desde el próximo año se exigirá el carnet de vacunación, la autoridad tomó la decisión.

Choquehuanca contó este jueves al canal local F10 que se asustó, pero logró superar el virus y después no se dio cuenta si le dio otra vez.

"Hasta pasto he comido", indicó a tiempo de manifestar que también tomó una mezcla de cúrcuma, miel, jengibre, cebolla y limón y que conoce de casos que les hizo bien el "bico y la coca", es decir la hoja de coca y el bicarbonato de sodio.

"Yo soy respetuoso de las normas y todos los bolivianos tenemos que cumplir con las normas, yo me voy a vacunar en los próximos días, pero tengo inmunidad", aseguró.

Dijo también que se sacará una prueba PCR ya que hay "alguna gente que está queriendo especular y está queriendo volver político este tema".

En la misma entrevista, citada por El Deber, señaló que no tiene preferencia sobre ninguna dosis, que no tiene ninguna enfermedad de base y que no se vacunará de inmediato porque quiere disfrutar de buena comida y de un vaso de tequila este fin de semana, por las fiestas de Año Nuevo.

RECOMENDACIONES

Por otro lado, la representación en Bolivia de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) expresó su preocupación con el aumento de casos y recomendó que se acelere la vacunación y que la población cumpla las determinaciones establecidas.

Se refirió al uso estricto y correcto del barbijo de manera universal, tanto en espacios públicos abiertos como cerrados, la ventilación de ambientes cerrados, el aforo a menos del 50% de lugares públicos, evitar aglomeraciones, el lavado como la desinfección de manos de forma frecuente, con agua y jabón y/o alcohol, y el distanciamiento físico y social.

La representante de la OPS/OMS en Bolivia, Alma Morales, pidió también a la población que tenga síntomas sospechosos de COVID-19 o que haya tenido contacto estrecho con un caso, persona enferma o asintomática, acuda prontamente a realizarse las pruebas diagnósticas disponibles en el territorio nacional de manera gratuita y lo comunique.

APUNTES

Carnet

La Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban), la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI), Servicios de Aeropuertos Bolivianos (Sabsa), el Servicio de Registro Cívico (Sereci), la Autoridad de Regulación y Fiscalización de Telecomunicaciones y Transportes (ATT), entre otras anunciaron que a partir del 1 de enero de 2022 solicitarán la presentación del carnet de vacunación con esquema completo; el carnet de primera dosis; prueba PCR negativa emitida hasta 48 horas antes del ingreso a las instalaciones. 

En los bancos, la presentación se realizará con carácter previo al ingreso a las instalaciones de los bancos. 

Se suman la Dirección General de Migración, Senasir, aseguradoras y otras instituciones. 

Antivacuna

La organización Acción Humanista Revolucionaria, conocida como Antivacunas, denunció discriminación por la exigencia del carnet y advierte con “lucha legal” porque consideran que atenta contra la libertad y que es una forma de discriminación.

Santa Cruz

Las unidades de terapia intensiva están llenas mayormente de no vacunados y las personas acuden masivamente a realizarse la prueba para detectar la COVID-19 ante el incremento de casos. En el hospital Japonés, que tiene su terapia intensiva copada de personas que deben ser intubadas, el 76% no cuenta con la vacuna y sus edades oscilan entre los 35 y 55 años. 

La Gobernación exige al Gobierno la dotación de ítems.