Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 05 de diciembre de 2021
  • Actualizado 18:46

Ven posible “mini-ola” ya en marcha o breve rebrote por nula circulación de Delta

El epidemiólogo Virgilio Prieto explica que, si esta semana bajan los casos, solo se trataría de un pequeño brote. Si el ascenso sigue, estaríamos en la cuarta ola. El inmunólogo Roger Carvajal cree que Bolivia ya se encuentra en esta etapa. 
La población acude masivamente al mercado. ARCHIVO
La población acude masivamente al mercado. ARCHIVO
Ven posible “mini-ola” ya en marcha o breve rebrote por nula circulación de Delta

Esta semana será crucial para que los expertos analicen el comportamiento de la curva epidemiológica de COVID-19 en el país.

Advierten varios escenarios que podrán definirse mejor estos días.

Ven tres posibilidades: de que Bolivia ya se encuentre transitando una cuarta “mini-ola”; que se esté dando un “pequeño rebrote”; o que, en efecto, los casos continúen ascendiendo hasta confirmar que el territorio nacional ya atraviesa la eventual cuarta ola.

El inmunólogo y docente investigador de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) Roger Carvajal revela la hipótesis de que el país se halle ya en una curiosa “mini-ola”. Es decir, que el rebrote del virus sea bastante menos agresivo con respecto a los anteriores, que comenzaron cíclicamente desde marzo de 2020.

“Pareciera que hay una pequeñísima olita, que ha subido a 400 o 500 (casos) y ahí se está quedando. El máximo número era 2.000 diarios. Eso es por la vacunación. Se está dando la ola, pero no en la magnitud de antes. Existe esta percepción entre los epidemiólogos. La tendencia puede ser a bajar”, detalla el doctor.

Carvajal, que en 2020 comandó el Comité Científico Nacional COVID-19, durante la gestión de Jeanine Áñez, atribuye el panorama “positivo” no solo a la inmunización, sino también a la nula actividad de la variante Delta.

“Las variantes (que circulan) bloquean el paso de la Delta”, refiere.

Por su parte, el epidemiólogo Virgilio Prieto concluye que esta semana será decisiva para analizar el comportamiento de la pandemia.

Científicamente -detalla- las olas terminan cuando se da el registro más bajo, después de haber tenido una ascendencia, una meseta y un descenso.

“Las últimas siete semanas previas a estas dos últimas, hemos estado en una desescalada muy grande y ahora sucede un ascenso lento. Si esto baja, vamos a decir que es un pequeño rebrote, pero si sigue subiendo, estamos en la cuarta ola”, manifestó.

Si la cantidad de infectados desciende bruscamente, se podrá interferir, según Prieto, en que solo se trató de un “pequeño rebrote”.

Para el epidemiólogo, la ola podrá ser mucho menos agresiva por la vacunación o, por lo contrario, ser “explosiva”, pues el experto entiende que el comportamiento de la gente es “peligroso”.

Coincide con Carvajal en la idea de que al no haber registros claros de la circulación de la variante Delta, Mu y Andina, el panorama no es catastrófico en los índices de positivos diarios en Bolivia.