Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 27 de octubre de 2021
  • Actualizado 22:12

Toman fortín en fuerte jornada con heridos y 50 policías “refugiados”

Los efectivos de la entidad verde olivo se vieron superados. Los cocaleros entraron a la sede y festejaron. La facción de Arnold Alanes quiere otro mercado.
Los cocaleros yungueños, poco antes de tomar Adepcoca. Radio FmBolivia
Los cocaleros yungueños, concentrados y decididos a tomar Adepcoca. Radio FmBolivia
Toman fortín en fuerte jornada con heridos y 50 policías “refugiados”

El día 15 del conflicto cocalero por el dominio de la Asociación Departamental de Productores de Coca de La Paz (Adepcoca) marcó la embestida con mayor fuerza por parte de la facción protestante, que consiguió ayer ingresar a la sede situada en Villa Fátima, celebrar la conquista, a la voz de “sí se pudo”, y hacer flamear la bandera boliviana en señal de victoria.

Debieron pasar dos semanas para que la toma fuera posible, después de intentos frustrados por parte de los productores de coca de Los Yungas, que extendieron los enfrentamientos con la Policía en los reiterados intentos por recuperar aquella que consideran como su “casa grande”. El saldo de la confrontación entre los movilizados y los efectivos de la institución verde olivo se reflejó en la veintena de heridos por parte de ambos lados.

Todo comenzó luego del mediodía, al calor de la realización de la asamblea convocada por el bloque de Arnold Alanes y la otra reunión, organizada por el Comité de Autodefensa.

Congregados muy próximos a Adepcoca, los protestantes del Comité se dirigieron a la sede y consiguieron sobrepasar el cordón de la Policía. La alegría fue compartida entre los cocaleros que se movilizaron. “Hay muchos daños, pero aquí se ha visto la verdadera unidad de Los Yungas. Los verdaderos cocaleros estamos en pie de lucha. Este es el único mercado, el único”, dijo una productora de la hoja, según Urgente.bo

Esto fue posible luego de que, el fin de semana, un grueso números de yungueños arribara a la zona de conflicto con la intención de ser parte de la asamblea convocada por el Comité.

Como producto de los enfrentamientos, casi una veintena de civiles y policías resultó lesionada, según la Defensoría del Pueblo. Once personas eran manifestantes y el resto, efectivos del orden. 

Como consecuencia del conflicto, más de 50 policías debieron resguardarse en domicilios. Según Urgente.bo, fueron abucheados e incluso golpeados por la gente que se encontraba alrededor cuando intentaron salir.

Un trabajador de la Defensoría tuvo que ser el intermediario para que los de la entidad verde olivo pudieran abandonar las casas. “Los uniformados se disponían a dejar los domicilios, pero hubo empujones y gritos de parte de algunos cocaleros, pese a que algunos dirigentes pedían calma. Un efectivo policial abandonó una casa vestido de civil y fue increpado por los productores de coca que hicieron una fila, desde la cual hubo algunos que lo golpearon”, citó Urgente.bo.

OTRO MERCADO

Sabiéndose superado por la situación, Arnold Alanes criticó la toma y a los cocaleros que ingresaron a Adepcoca. Luego de sostener una reunión con personeros del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras, el dirigente salió ovacionado por sus seguidores y comunicó que llegó a un consenso con el Gobierno para la compra de una nueva sede, “mediante una resolución ministerial”.

"No hay mal que por bien no venga. Hoy va a ser histórica la conquista para un nuevo predio (...) construiremos un mercado modelo", dijo, entre la muchedumbre.