Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 10 de agosto de 2022
  • Actualizado 16:17

"Señor Jerjes Justiniano, usted tiene manchadas las manos de sangre"

La ministra de la Presidencia, María Nela Prada, le dedicó un extenso mensaje a quien fuera ministro durante el gobierno transitorio de Áñez. Le recordó que, en su gestión, "el narcotráfico aumentó".
La ministra de la Presidencia de Bolivia, María Nela Prada.
La ministra de la Presidencia de Bolivia, María Nela Prada.
"Señor Jerjes Justiniano, usted tiene manchadas las manos de sangre"

La ministra de la Presidencia, María Nela Prada, se fue en contra del abogado Jerjes Justiniano, quien se ha desempeñado como ministro de la Presidencia durante el mandato interino de Jeanine Áñez. Lo acusó de tener las manos manchadas con sangre debido a los hechos luctuosos de 2019, y de ser "sinvergüenza" por hablar de moral. 

"Señor Jerjes Justiniano, usted tiene manchadas las manos de sangre del pueblo boliviano, y me parece una sinvergüenzura extrema que hable de moral cuando el gobierno de facto del cual usted fue parte, se caracterizó por corrupto, violador de los derechos humanos, saqueador de las arcas del Estado, pisoteador de la justicia y antidemocrático de principio a fin", esgrimió la autoridad.

Continuó en la misma línea diciendo que en su "nefasta gestión" los eventos fuera de la ley fueron abundantes e incluso el narcotráfico creció.

"Le recuerdo que durante esa nefasta gestión, en la que además usted habría pretendido que no se haga justicia en el caso La Manada, se cometió una serie de delitos y el narcotráfico aumentó drásticamente en nuestro país. Así que el falso discurso y la protección a esta actividad criminal se dio en su gobierno inconstitucional, uno de los peores de nuestra historia".

Mencionó al que calificó como "decreto de la muerte", mediante el cual las fuerzas militares fueron eximidas durante la crisis de 2019. "Pero, además, bajo su gestión y seguramente con su activa participación, se redactó y aprobó el Decreto Supremo de la muerte, que dio vía libre para masacrar al pueblo boliviano, pretendiendo liberar de responsabilidad a los autores. Después de perpetradas las masacres y las ejecuciones sumarias en Sacaba y Senkata, y producto de la condena nacional e internacional a ese decreto, su gobierno de facto tuvo que abrogarlo, pero le recuerdo que las vidas que le fueron arrebatadas a tantas familias no quedarán en la impunidad como pretenden, y ahora deben responder ante la justicia por los crímenes de lesa humanidad que cometieron ¡Memoria, Verdad y Justicia!".