Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 07 de diciembre de 2021
  • Actualizado 17:33

Prueba para saber si nueva cepa del virus está en Bolivia demora hasta 3 semanas

Los casos sospechosos en El Alto provienen de la región del Acre, en Brasil. Una familia de haitianos que hacía su paso en el país para buscar trabajo en Perú o Ecuador.
 
Imagen referencial de una mujer observa las pruebas de antígeno nasal que llegaron a Cochabamba. DICO SOLÍS
Imagen referencial de una mujer observa las pruebas de antígeno nasal que llegaron a Cochabamba. DICO SOLÍS
Prueba para saber si nueva cepa del virus está en Bolivia demora hasta 3 semanas

Los resultados de laboratorio para saber si la nueva cepa de la COVID-19 ingresó a Bolivia demoran hasta tres semanas, según informó la directora nacional de Epidemiología, María Bolivia Rothe.

En una entrevista con el programa Que No Me Pierda, la autoridad detalló que el análisis de las muestras consisten en una secuenciación genómica que, además de ser analizadas en el Instituto Nacional de Laboratorios de Salud (Inlasa), fueron enviadas también a laboratorios especializados en Brasil y Argentina para un estudio cuidadoso, complejo y bajo altísima nanotecnología. Por ello los resultados podrían demorar de 2 a 3 semanas.

Informó que las muestras enviadas a dichos laboratorios foráneos corresponden a la familia de haitianos que dio positivo a COVID-19 en El Alto y algunas de pacientes de Cobija y Guayaramerín.

"La cepa brasileña está probablemente ya en nuestro territorio. Estamos haciendo la secuenciación para saber a qué variante (corresponde). Hemos hecho la secuenciación genómica con estas tres personas (haitianos) que han sido atendidos adecuadamente. Bolivia aún no ha tenido preferencia de otras cepas", señaló.

Rothe indicó que una de las principales características del coronavirus es su facilidad para presentar mutaciones y la velocidad para cambiar estas características. Por lo que la vacunación "es el único medio de evitar casos graves de coronavirus".

Agregó que se envió el lote de vacunas y medicamentos correspondiente a Pando y todas las regiones limítrofes con el Brasil, considerando su proximidad con el país vecino y la variante del virus que ya viene causando hasta 3 mil muertes diarias allí.