Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 23 de mayo de 2024
  • Actualizado 17:48

Reserva de agua en Potosí está al 20%; gerente llora

El departamento enfrenta una de las peores sequías de su historia reciente. El presidente Arce asegura infraestructura para todo el país.
Personas hacen fila para recibir agua de una cisterna en Potosí./ EL POTOSÍ
Personas hacen fila para recibir agua de una cisterna en Potosí./ EL POTOSÍ
Reserva de agua en Potosí está al 20%; gerente llora

Quebrándose en llanto, el gerente general de la Administración Autónoma para Obras Sanitarias (AAPOS) de Potosí, Carlos Chumacero, invocó valentía a la población, mientras reportaba la baja cantidad de agua que existe para el consumo básico. 

“A nuestra población potosina... enfrentaremos nuevamente esta sequía como seres humanos valientes, con lo que tenemos y con lo que podemos”, expresó Chumacero entre lágrimas a Fides.

Ante la problemática, los regantes del departamento de Potosí se declararon en emergencia, angustiados sobre todo por la sequía que flagela la actividad agrícola. Asimismo, exigirán al Gobierno proyectos de protección del medioambiente, afectado por la actividad minera.

Precisamente refiriéndose a la crisis hídrica global, el presidente de Bolivia, Luis Arce, aseguró la construcción de infraestructura y obras para garantizar el abastecimiento de agua.

En noviembre de 2022, señaló, se puso en marcha el Plan Plurinacional de Respuesta Inmediata a la Sequía.

“Sacamos el plan contra la sequía, se distribuyeron varios equipos a los municipios para que puedan enfrentar el problema y lo hicimos de manera oportuna, porque en algo hemos paliado”, dijo.

Sin embargo, los indicadores compartidos por Chumacero pintan un panorama sumamente complejo para Potosí.

“Estamos con un volumen de almacenamiento por debajo del 20%. Esta cantidad de agua prácticamente ya en la producción de la planta de Kari Kari, hemos bajado de 180, 160, 150 (litros por segundo). Actualmente, estamos con 100 litros por segundo.”, 

La empresa AAPOS ejecutó su plan de contingencia y restringió el agua a la industria minera para garantizar el líquido elemento a la población potosina; además, se efectuaron racionamientos en la distribución. “Las consecuencias vendrán para la sostenibilidad de AAPOS. Va a ser muy difícil”.