Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 27 de junio de 2022
  • Actualizado 00:00

Presentan el Comando Conjunto de Reacción ante Emergencias Adversas y lanzan plan contra incendios 2022

Serán desplegados al menos 1.200 efectivos militares que desempeñarán tareas preventivas y de control ante posibles desastres naturales y la cercanía de la temporada de incendios forestales. 

El ministro de Defensa, Edmundo Novillo pasa revista al Comando Conjunto de Reacción ante Emergencias Adversas. MINISTERIO DE DEFENSA
El ministro de Defensa, Edmundo Novillo pasa revista al Comando Conjunto de Reacción ante Emergencias Adversas. MINISTERIO DE DEFENSA
Presentan el Comando Conjunto de Reacción ante Emergencias Adversas y lanzan plan contra incendios 2022

El Ministerio de Defensa presentó este jueves el Comando Conjunto de Reacción ante Emergencias Adversas  (CCR-EA), de las Fueras Armadas  y lanzó el Plan Nacional 2022 de Prevención y Lucha Contra los Incendios denominado “En Defensa de la Vida y el Medio Ambiente”.

Serán desplegados al menos 1.200 efectivos militares que desempeñarán tareas preventivas y de control ante posibles desastres naturales y la cercanía de la temporada de incendios forestales. Los operativos comenzarán en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra.

El ministro de Defensa, Edmundo Novillo, informó que la unidad creada recientemente se encuentra compuesta por efectivos capacitados, provenientes de las tres fuerzas: Ejército, Armada y Fuerza Aérea y cuentan con recursos técnicos, humanos y económicos necesarios para  afrontar las diferentes contingencias que susciten en el país.

El Comando tendrá seis Unidades Militares de Respuesta, conformadas por cuadrillas de dos equipos, que tendrán a su disposición elementos terrestres, aéreos, lacustres y fluviales, según lo amerite el contexto de su labor. Estas Unidades son: Amazónico, Mamoré, Central, Andina, Chaco y Plata, detalló el titular de Estado.

El comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, general Augusto García, afirmó que la nueva unidad busca reducir la vulnerabilidad ante los desastres naturales, mitigar la pérdida de vidas humanas y bienes materiales.