Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 24 de septiembre de 2021
  • Actualizado 14:21

Potosí: “Paciente cero" es un transportista que ocultó sus síntomas

El SEDES lamentó que todo el trabajo de prevención realizado "se ha caído al piso".
Una vista general de la ciudad de Potosí.
Una vista general de la ciudad de Potosí.
Potosí: “Paciente cero" es un transportista que ocultó sus síntomas

El coronavirus ya llegó a Potosí. La primera persona que dio positivo es una mujer de 69 años de edad, quien, sin embargo, no sería la "paciente cero", puesto que habría sido contagiada por su hijo, que es un transportista que estuvo en Chile.

El Servicio de Departamental de Salud (Sedes), a través de su jefe de Epidemiología, Huáscar Alarcón, señaló que además el transportista había ocultado sus síntomas de manera irresponsable.

Afligido, Alarcón lamentó que todo el trabajo de prevención realizado "se ha caído al piso".

El chofer, que se dedica al traslado de minerales, estuvo en Chile por cuatro días y llegó el 3 de marzo, según el funcionario.

Alarcón señaló que el transportista, considerado "paciente cero", ya tenía síntomas como fiebre, pero lo mantuvo oculto.

"El hijo no ha avisado a tiempo correcto que tenía sintomatología, ha ocultado esto y estaba todo este tiempo con malestares generales y fiebre en su casa y lamentablemente ha tenido la irresponsabilidad de no avisar que estaba llegando de Chile y ha contagiado a su madre", explicó.

Este viernes reveló que incluso el transportista tiene a dos hermanos médicos, quienes lo atendieron posiblemente lo habrían medicado generando que se "enmascare" la enfermedad".

La autoridad sanitaria llamó a la población potosina a no alarmarse. 

Indicó que se identificará a los contactos de los pacientes y se procederá al aislamiento domiciliario de cada uno de ellos.

La paciente de 69 años está internada en un centro de aislamiento de la Caja Nacional de Salud, al igual que el hijo, de quien además se está realizando las pruebas.

Alarcón pidió a los potosinos que ahora, más que nunca, no salgan de sus casas y que, si deben hacerlo, se pongan barbijo.