Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 23 de enero de 2022
  • Actualizado 23:03

Piden proceso a 10 militares por vuelo de ‘fuga’ de Murillo y López

El exministro Branko Marinkovic relató cómo fue el último viaje en un avión de la Fuerza Aérea desde Santa Cruz hasta Puerto Suárez, en 2020, antes de que dejen el país.
Los exministros López y Murillo junto al Alto Mando Militar. ARCHIVO
Los exministros López y Murillo junto al Alto Mando Militar. ARCHIVO
Piden proceso a 10 militares por vuelo de ‘fuga’ de Murillo y López

Surgen detalles sobre la salida del país de los exministros Arturo Murillo y Luis Fernando López, el 5 de noviembre de 2020, que dejan pedidos de proceso para 10 militares. 

Branko Marinkovic, exministro de Economía en la gestión de Jeanine Áñez, dio su versión al respecto desde Brasil.

Según contó a ERBOL, hizo un viaje en un avión de la Fuerza Aérea con sus colegas días antes de la posesión de Luis Arce desde el aeropuerto de El Trompillo hacia Puerto Suárez y no sabía de las “verdaderas intenciones” de ellos.

Indicó que López le llamó para realizar una inspección conjunta al proyecto del Mutún y al subir al avión le sorprendió que en su interior estaba Murillo que le dijo que estaba acompañándoles porque no tenía nada que hacer.

LA SALIDA

Tras tomar contacto con personeros de la Aduana recordó que se sintió extrañado porque le pidieron volver al aeropuerto mientras ellos se quedaban para ir “un rato a la Naval”.

Tras una larga espera, reveló que el piloto le dijo que debían irse en 10 minutos porque el aeropuerto de El Trompillo estaba por cerrar y que las operaciones aéreas no se dan en la noche por lo que tomó la decisión de volver solo tras un contacto telefónico.

“Lo llamé al ministro Murillo y me dijo ‘ándate nomás, nos vamos a ir con Fernando por Roboré o nos las buscamos”, detalló.

Afirmó que él no sabía de sus intenciones y tampoco cometió ningún hecho irregular al igual que los militares que estaban en ese momento en el lugar. 

“Yo acompañé como era mi función de Ministro, pero más allá de saber que estos tipos no iban a volver más al país cuando todavía estaba en funciones de Gobierno, no se me cruzó por la cabeza hasta que tomé el vuelo y dije: ‘por ahí estos tipos no vuelven’”, contó.

Pese a esto, Marcelo Valdez, abogado de la exdiputada del Movimiento Al Socialismo (MAS) Lidia Patty, indicó que solicitará el procesamiento de 10 militares por escoltar a los exministros hasta la frontera con Brasil para salir del país.

“Estamos sorprendidos con esta organización criminal. Vamos a pedir con requerimiento fiscal que el Gobierno entregue estos documentos a la Fiscalía para iniciarle proceso a estos 10 militares que han colaborado a terroristas”, indicó en Bolivia TV.

El jurista explicó que los militares deben ser investigados por los presuntos delitos de encubrimiento y complicidad.

AUTORIZACIÓN

Por otro lado, el comandante General de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB), Marcelo Juan Heredia Cuba, acusado de ser quien autorizó el vuelo del avión, negó esto.

Un informe del 5 de noviembre da cuenta que se presentaron a las instalaciones del Grupo Aéreo Mixto cuatro pasajeros, entre ellos López, Murillo, Marinkovic y un funcionario del Ministerio de Defensa. El despegue fue a las 12:52 horas.

A través de un comunicado, Heredia Cuba, negó que haya autorizado el vuelo, sino que lo hicieron desde el Comando General de turno de la gestión 2020, como vuelo oficial en apoyo al Ministerio de Defensa del momento.

Con base en documentos obtenidos, reportes periodísticos señalaron que el actual Comandante de la FAB fue uno de los jefes militares que autorizó ese vuelo. En el documento también se hace notar que la rúbrica que estaría en dicho documento, “no corresponde a la del Sr. Gral. Div. Aé. Marcelo Juan Heredia Cuba, Comandante General de la Fuerza Aérea Boliviana”.

Para el senador del MAS Félix Ajpi se debe aplicar los reglamentos internos y disciplinarios  e ir a una investigación en la vía ordinaria con la Fiscalía.

LA SITUACIÓN

Murillo y López actualmente son buscados por la justicia boliviana por una serie de procesos, que van desde hechos de corrupción hasta su participación en las intervenciones militares y policiales en Sacaba y Senkata, en las que fallecieron más de 30 personas y centenares quedaron heridas en medio de los conflictos postelectorales.

El hombre fuerte del Gobierno de Áñez está detenido preventivamente en Estados Unidos, a la espera de un juicio por el pago de sobornos a una empresa estadounidense para la compra de material antidisturbios para Bolivia con sobreprecio de 2.3 millones de dólares.

López es buscado actualmente por la Policía y se presume que aún se encuentra en Brasil.