Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 28 de noviembre de 2022
  • Actualizado 12:07

Periodistas exigen a la Policía que cesen sus ataques contra reporteros

APG
APG
Periodistas exigen a la Policía que cesen sus ataques contra reporteros

Periodistas del departamento de Santa Cruz se congregaron el 18 de noviembre frente al Comando de la Policía para condenar los ataques de agentes antidisturbios contra trabajadores de la prensa desplegados en la cobertura de un paro cívico que comenzó el 22 de octubre en esta región, mientras se anunciaron un total de 20 casos de agresiones a reporteros de medios privados y estatales.

Munidos de carteles con leyendas como “Policía cumpla la Constitución” y “Comandante, renuncie”, los comunicadores de medios impresos, audiovisuales y virtuales exigieron que la Policía brinde garantías para el desarrollo de las actividades informativas.

Durante la protesta, la Asociación de Periodistas de Santa Cruz ratificó la denuncia contra policías que dispararon proyectiles de gases lacrimógenes al cuerpo de los reporteros, y en otros se limitaron a observar ataques de seguidores del partido de gobierno contra los enviados de prensa.

En diferentes calles cerradas al tráfico vehicular, militantes del oficialista Movimiento al Socialismo (MAS) salieron a levantar los bloqueos vecinales y atacaron a personas y periodistas en esta ciudad, la más poblada del país, con más de 2 millones de habitantes.

El plantón fue convocado por la Asociación de Periodistas de Santa Cruz, y su presidente, Roberto Méndez Herrera, hizo notar que en 28 días de paro se registraron 20 casos de periodistas afectados por la violencia.

“Los policías y los grupos de choque del partido de gobierno están disparando a matar contra la prensa”, dijo Méndez a la Unidad de Monitoreo de la Asociación Nacional de la Prensa (ANP), a tiempo de confirmar que entregó a los jefes policiales una carta para formalizar la protesta y solicitar procesos disciplinarios contra los guardias que han sido grabados en acciones como simular pruebas para incriminar en hechos violentos a periodistas, gasificarlos, o incumplir la tarea de brindarles protección en los ataques de los manifestantes contrarios al paro cívico.

El mismo 18 de noviembre se realizó en Santa Cruz una audiencia, en la que fue ratificada la detención de Marco Antonio Pinto Fernández y Constantino Carachuyo Choque, las dos personas que el periodista Mario Alberto Rocabado Román de la red Unitel de Bolivia reconoció como sus agresores en un incidente que tuvo lugar el 1º de noviembre.

Pinto y Carachuyo fueron aprehendidos el 16 de noviembre cuando se presentaron ante la Policía para declarar su inocencia, pero la fiscal Delmy Guzmán hizo cumplir la orden de aprehensión porque existía riesgo de fuga, debido a que no documentaron el lugar de trabajo ni domicilio.

Rocabado fue agredido por una turba cuando realizaba la cobertura del enfrentamiento entre afines y contrarios al paro cívico en el municipio de La Guardia.