Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 16 de abril de 2024
  • Actualizado 16:08

La Paz: Casi 3.000 personas fueron afectadas en sus viviendas por las intensas lluvias

El Alcalde paceño aseguró que el problema del deslizamiento en Jinchupalla en la zona de Sopocachi y las emergencias en Pasankeri ya están solucionados.
Personal de Asistencia Humanitaria ayuda a evauar enseres en viviendas afectadas. AMUN
Personal de Asistencia Humanitaria ayuda a evauar enseres en viviendas afectadas. AMUN
La Paz: Casi 3.000 personas fueron afectadas en sus viviendas por las intensas lluvias

El alcalde de La Paz, Iván Arias, dio cuenta de un relevamiento preliminar sobre la consecuencia de las lluvias y estimó que no más de 3.000 personas fueron afectadas de manera directa en sus viviendas y unas 10 mil de manera indirecta en la ciudad de La Paz.

Explicó que personal de la alcaldía ha prestado asistencia para que la gente de algunas viviendas, que estaban en una situación difícil, saque sus cosas y lleve a un lugar seguro. Esas personas también fueron atendidas por el equipo social de la Alcaldía, acotó.

Arias indicó que afortunadamente no son muchas las personas afectadas en virtud al trabajo de 24 horas que realiza personal de emergencias, lo que permite que mitigar el efecto de las lluvias.

Preció que alrededor de 3.000 personas fueron desplazadas para distintos trabajos de atención a las emergencias en varias zonas del municipio Sede de Gobierno.

Informó que desde las 02:00 de la mañana de este sábado han continuado monitoreando los ríos y no se avizoran más problemas debido a que las maquinarias siguen trabajando en acciones de prevención con la participación de los vecinos en una acción comunal.

Aseguró que el problema del deslizamiento en Jinchupalla en la zona de Sopocachi y las emergencias en Pasankeri ya están solucionados. Luego el personal de emergencia dedicará mayor atención a otras zonas como San Antonio, Cervecería y Metropolitana, consideradas zonas de alto riesgo para monitorear.

Dijo que la emergencia que demandó mayor concentración fueron los ríos de Irpavi, Lipari y Callapa, obligando a desplazar un mayor número de maquinaria pesada que se dedica a encausar los ríos para evitar que el desborde afecten a las viviendas aledañas.

La autoridad precisó que la cuenca más complicada ha sido el río Irpavi, porque recibe agua del Hampaturi y también el río Orkojahuira que recibe el rebalse de la represa de Incachaca que se ha visto rebasada en su capacidad de almacenaje.