Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 14 de junio de 2024
  • Actualizado 01:30

Paceños pierden temor al virus e incumplen medidas; autoridades flexibilizan aún más las restricciones

Hasta la semana pasada, los casos de coronavirus en el departamento de La Paz sobrepasaban los 140.000, mientras que los decesos llegaban a 8.500, si bien el número de casos nuevos está en descenso eso no significa que la pandemia haya sido controlada, por lo que se exhorta a la población no bajar la guardia frente a la mortal enfermedad.
Un hombre circula sin medidas de bioseguridad en el prado paceño.     Peter Luna S.
Un hombre circula sin medidas de bioseguridad en el prado paceño. Peter Luna S.
Paceños pierden temor al virus e incumplen medidas; autoridades flexibilizan aún más las restricciones

La reducción de casos de COVID-19 provocó que muchos ciudadanos le pierdan el respeto y temor a la enfermedad que cobró la vida de decenas de personas. Desde la vigencia del denominado desconfinamiento, muchos dejaron de utilizar alcohol en gel, trajes de bioseguridad y barbijo.

En un breve recorrido por las calles del centro de la ciudad de La Paz pudimos evidenciar que muchas personas caminan con el barbijo por debajo del mentón o simplemente no lo llevan, exponiéndose de esta manera a la pandemia del coronavirus.

Consultamos con algunas personas sobre el ¿porqué dejaron de utilizar el barbijo?, las respuestas no se dejaron esperar: “es molestoso, no deja respirar”, “es un invento de este gobierno de facto, no existe”, “si otros no usan yo porqué voy a utilizar, además no es gratis”.

Bajaron las ventas

Hasta hace algunos meses el negocio de moda era vender artículos de bioseguridad, guantes, barbijos, gafas, aislantes para vehículos, trajes de bioseguridad, incluso para mujeres de pollera, sin embargo, las ventas bajaron desde la flexibilización, cuentan algunas comerciantes.

Los atomizadores, que antes costaban por encima de los 10 bolivianos la unidad, hoy son ofrecidos hasta en tres por 10 bolivianos, los trajes de bioseguridad que durante la época dura de las restricciones costaban por encima de los100 bolivianos, ahora bajaron a mitad de precio, pero, ni a ese costo la gente adquiere los productos, lamentan los vendedores.

Lo mismo pasó con las plantas medicinales, un ramo de matico que llegó a costar 10 bolivianos, hoy en el mercado se lo encuentra por muy debajo de ese precio.

Desacato

El Gobierno Autónomo Municipal de La Paz (GAMLP), emitió en abril pasado el Decreto Municipal 11/20 con el que se obliga a todos los ciudadanos usar el cubre bocas en espacios públicos, el incumplimiento a esta disposición establece una multa económica de 250 UFV o alternativamente el infractor puede realizar algún trabajo comunitario en beneficio de la sociedad.

Después del inicio de la etapa de desconfinamiento aquella norma es desacatada por muchos ciudadanos que salen a espacios públicos sin barbijo. Durante los primeros meses de la pandemia el control era exhaustivo en cada esquina del Casco Viejo de la sede de gobierno, sin embargo, la guardia municipal ahora dejó de hacer ese trabajo.

La situación es más compleja en la ciudad de El Alto donde una gran mayoría de sus habitantes es migrante del área rural, algunos entrevistados por este medio en esa ciudad, desconocen la enfermedad o la asocian con males como el k’ari k’ari para lo cual buscan remedios hechos en base a yerbas, pese a las recomendaciones algunas personas en esa urbe se rehúsan a utilizar medidas de bioseguridad porque dudan de la existencia del mal, en cambio el grueso de esa población acata las medidas de prevención.

Ampliación de horario

Hasta antes de las elecciones generales, el tiempo de permanencia de gente en las calles de las ciudades de La paz y El Alto era de 05:00 a 17:00, sin embargo, luego de la reciente reunión del COED se determinó ampliar el horario hasta las 22:00 de lunes a viernes para dinamizar la economía, durante el fin de semana también fue modificado y la gente podrá circular hasta las 20:00 horas.

Para Edgar Ramos, director de Comunicación de la Gobernación de La Paz, tras las recientes modificaciones lo que resta es confiar en que la gente opte por redoblar las medidas de bioseguridad toda vez que la pandemia no fue controlada y se estima que haya un rebrote de la enfermedad a raíz de que la gente bajó la guardia por los recientes acontecimientos en el ámbito político.

Señala que el próximo paso que debe tomar el COED es permitir la apertura de espacios culturales como museos, bibliotecas y otros espacios que ayuden a enriquecer el conocimiento de la población más no así los locales nocturnos donde existe consumo desmedido de bebidas alcohólicas, aunque la responsabilidad para autorizar o no el funcionamiento de esos lugares es de competencia municipal.