Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 17 de agosto de 2022
  • Actualizado 00:06

Nallar va a Chonchocoro, dice que teme por su vida y que es inocente

Las dudas en torno al triple asesinato continúan y hay dos policías de la FELCN en la mira por tener alguna relación con el yerno del capo narco Jesús Einar Lima, extraditado a Brasil.
Misael Nallar a su llegada a La Paz para su traslado al penal de Chonchocoro. MINISTERIO DE GOBIERNO
Misael Nallar a su llegada a La Paz para su traslado al penal de Chonchocoro. MINISTERIO DE GOBIERNO
Nallar va a Chonchocoro, dice que teme por su vida y que es inocente

El principal involucrado en la ejecución de dos policías y un voluntario de Gacip, Misael Nallar, fue enviado ayer a la cárcel de Chonchocoro de La Paz, en medio de un fuerte resguardo policial.

Su defensa dijo que el yerno del capo narco Jesús Einar Lima, extraditado a Brasil, teme por su vida y que en el transcurso del proceso demostrará su inocencia. Su esposa, María Fernanda Lima Lobo, quien también fue citada a declarar dentro de este caso, pidió garantías para su pareja y padre de sus tres hijos así como para ella. Aclaró que su esposo, de ocupación ganadero y oriundo de Beni, se entregó a la Policía, sin embargo, la prueba de guantelete determinó la existencia de “nitritos y nitratos que son positivos a pólvora” en sus manos, es decir que disparó un arma de fuego.

Nallar, en breves declaraciones, expresó su pésame a las familias de los uniformados fallecidos.

LAS DUDAS

El triple asesinato del 21 de junio  deja dudas y hay dos policías de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN) en la mira y bajo investigación. 

Según información que llegó a Bolivisión, Mallar tenía en su vivienda en las colinas Urubó poleras y gorras de la FELCN, las mismas que no aparecen registradas en el acta de secuestro policial. Tampoco el celular por el que se habría comunicado el acusado con el capitán Rubén A, a quien le habría pedido solucionar el problema de los policías asesinados.

En las redes sociales, lo “bautizaron” como el “Pablo Escobar boliviano”, haciendo referencia a sus lujos y la presencia de pumas en uno de sus inmuebles, además de otros animales silvestres. Tiene otra investigación por legitimación de ganancias ilícitas y su presunto nexo con narcos.

El jefe del Grupo de Inteligencia y Operaciones Especiales (GIOE) de Santa Cruz, mayor Álvaro Muñoz, aseguró que fue quien capturó a Nallar, luego de que desistió de fugarse y salió de entre unas champas (arbustos) y se subió a la camioneta policial.

Desde la oposición, el diputado de Comunidad Ciudadana (CC) Saúl Lara, citado por ERBOL, afirmó que los encargados de la lucha contra el narcotráfico no reconocen que esta actividad ilícita los rebasó porque solo entre el 10 y 15% de la droga que circula en el territorio nacional es incautada.

El juez Rodrigo Vedia determinó la detención preventiva de Nallar en el penal de Chonchocoro de La Paz. Los otros dos implicados, Esteban B., de nacional colombiana, fue enviado a Palmasola, en Santa Cruz, mientras que el boliviano Rodrigo G. al recinto penitenciario de El Abra, de Cochabamba. La audiencia cautelar fue desarrollada en el municipio de La Guardia, duró alrededor de 10 horas y concluyó ayer en la madrugada tras resolverse cinco incidentes de los acusados para la nulidad de la aprehensión, declaración informativa, la flagrancia y la imputación formal que fueron desvirtuados por la Fiscalía y los abogados de las víctimas.