Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 30 de noviembre de 2021
  • Actualizado 23:06

Ministro: Molina y 20 personas agredieron a la Policía al ser aprehendido y tiene un proceso en Sucre

Yassir Molina (RJC) y el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo. Fotos: ABI y BTV
Yassir Molina (RJC) y el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo. Fotos: ABI y BTV
Ministro: Molina y 20 personas agredieron a la Policía al ser aprehendido y tiene un proceso en Sucre

El ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo, informó hoy que el líder de la Resistencia Juvenil Cochala (RJC), Yassir Molina, fue aprehendido ayer por ser parte de un proceso investigativo en Sucre por hechos ocurridos el pasado 6 de octubre de 2020 cuando él junto con otros miembros del grupo motorizado se hicieron presentes en la Fiscalía General del Estado exigiendo la renuncia del fiscal General del Estado, Juan Lanchipa. Según lo estipulado en la orden de aprehensión, atentaron contra bienes públicos y usaron armas no convencionales.

Además, Del Castillo afirmó que, en el momento de la aprehensión de Molina, este, junto con cinco de sus amigos y otras 15 personas, que salieron del domicilio donde se encontraba el líder de la Resistencia, agredieron a los efectivos policiales y trataron de impedir el cumplimiento de la orden emitida por el Ministerio Público.

“Cinco amigos de Molina trataron de impedir su aprehensión, usando piedras y botellas de cerveza para agredir a los efectivos policiales. Es por este motivo, y porque otras 15 personas salieron del domicilio donde se encontraba el señor Molina, que también agredieron a la policía, que los efectivos utilizaron la prueba, previa advertencia de que estarían obstaculizando el trabajo de la institución del orden”, dijo Del Castillo.
Los delitos por los que se acusa a Molina son organización criminal, atentado contra bienes públicos, tenencia de arma no convencional y privación de libertad, entre otros.

El pasado 6 de octubre de 2020, Integrantes de la llamada Resistencia Juvenil Cochala (RJC), a la cabeza de Molina, rodearon las oficinas de la Fiscalía General del Estado, en Sucre, donde pintaron el frontis con frases como “Renuncia, Lanchipa, pedófilo”, y encendieran llantas en la vía pública exigiendo que el Fiscal General dé un paso al costado. Días después, dicha entidad abrió un proceso penal en contra de la agrupación por “daños al patrimonio histórico”.

Desde la Fiscalía indicaron que se verificó que Molina junto con miembros de la RJC portaban aparatos explosivos y que dañaron bienes públicos.

El proceso investigativo se inició en 2020, pero, debido a la suspensión de plazos procesales de parte del Órgano Judicial y las desventajas de la pandemia es que la aceleración del proceso y la posterior orden de aprehensión en contra de Molina, se ejecutó recién el día de ayer, esto según declaraciones del Fiscal en materia en Sucre.