Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 02 de diciembre de 2022
  • Actualizado 22:41

MAS presiona a la Fiscalía; quiere destitución de Lanchipa y redirigir denuncia contra Áñez

El fiscal general del Estado, Juan Lanchipa, en conferencia de prensa. ARCHIVO
El fiscal general del Estado, Juan Lanchipa, en conferencia de prensa. ARCHIVO
MAS presiona a la Fiscalía; quiere destitución de Lanchipa y redirigir denuncia contra Áñez

Autoridades del Movimiento Al Socialismo (MAS) se pronunciaron ayer para pedir la renuncia del fiscal General del Estado, Juan Lanchipa y el redireccionamiento de una de las denuncias contra la expresidenta Jeanine Áñez que fue presentada por el presidente del Senado, Andrónico Rodríguez.

La presión surge por la demora en la investigación de los casos Senkata (El Alto) y Sacaba (Cochabamba), en los conflictos de 2019, así como la sucesión de mandato que derivó en el proceso por “usurpación de funciones”.

El diputado Rolando Cuellar cuestionó el retraso para procesar a los presuntos responsables de las masacres, entre ellos los exministros Arturo Murillo, Fernando López y Yerko Núñez.

“Está esperando que se escapen todos los involucrados de los 11 meses del gobierno de facto. A nosotros nos preocupa que este fiscal esté inoperante, negligente, nosotros vamos a tomar decisiones hoy (por ayer), la Comisión de Justicia lo va a volver a citar y si es necesaria su destitución del cargo, lo vamos a hacer”, mencionó.

Asimismo, adelantó que también será motivo de análisis al interior de la Comisión la responsabilidad de jueces y fiscales que patrocinaron procesos irregulares en contra de gente inocente durante el régimen golpista.

Por su parte, el diputado Juanito Angulo explicó que la autoproclamación de Jeanine Áñez como presidenta del Senado, un paso previo para asumir de facto la presidencia del país, vulneró la Ley de Leyes, así como el Reglamento de la Cámara Alta y procedimientos administrativos, por lo que corresponde un juicio por “cuerda separada”. La autoridad coincidió con el exasambleísta del MAS Gustavo Torrico, quien instó a la Fiscalía a tratar por separado el proceso.

La denuncia penal del caso fue planteada por la presunta comisión de los delitos de incumplimiento de deberes, resoluciones contrarias a la Constitución y las leyes, sedición, conspiración, anticipación y prolongación de funciones y otros por los que ya está acusada anteriormente la exmandataria.

Los conflictos de 2019 tras la renuncia del expresidente Evo Morales, también derivaron en acusaciones contra las Fuerzas Armadas (FFAA). El ministro de Defensa, Edmundo Novillo, reprochó que hayan roto la cadena de mando para “subordinarse” a un “grupo de civiles” liderados, dijo, por el expresidente Jorge Tuto Quiroga.

Reprochó, entrevistado por La Razón, que hayan dado la espalda a su capitán general, el entonces presidente Evo Morales, e incluso hayan sugerido su renuncia.