Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 24 de mayo de 2024
  • Actualizado 11:42

Juez constata violencia psicológica contra Amparo Carvajal y ordena a Édgar Salazar que deje de amedrentarla

Amparo Carvajal y su abogado./ ERBOL.
Amparo Carvajal y su abogado./ ERBOL.
Juez constata violencia psicológica contra Amparo Carvajal y ordena a Édgar Salazar que deje de amedrentarla

En el contexto del conflicto por la Asamblea de Derechos Humanos (APDHB), el juez de sentencia penal primero de La Paz determinó que Amparo Carvajal ha sufrido violencia psicológica y amenazas por parte de Édgar Salazar, a quien le ha ordenado que deje los amedrentamientos bajo advertencia de remitirlo a la Fiscalía.

“Se dispone que Édgar Salazar Limachi se inhiba de realizar estos actos de amedrentamiento evocados por la accionante y se prohíbe continuar con estos actos de hostigamiento y amedrentamiento en contra de la indicada ciudadana”, resolvió el juez en el marco de una Acción de Libertad.

El recurso de Carvajal se presentó para resguardar sus derechos mientras realiza una vigilia en la terraza de la APDHB, en demanda de recuperar ese predio que fue tomado por afines a Salazar hace más de un mes.

La autoridad judicial señaló que Carvajal merece doble protección al ser mujer y de la tercera edad, pero sufre violencia por hechos como la instalación de parlantes usados para hostigarla en su vigilia.

Señaló que se ha llegado al convencimiento de que Carvajal sufre violencia y se le vulnera su derecho a la salud. Además, se tomó en cuenta que Salazar no se presentó en la audiencia para dar su versión.

El juez advirtió que de continuarse con el amedrentamiento a Carvajal, se verá obligado a remitir los antecedentes al Ministerio Público para su investigación.

En este conflicto, tanto Carvajal como Salazar reclaman la representatividad legal de la APDHB. La primera tenía el control de la sede de la entidad, pero en junio los afines a Salazar tomaron el predio.

El martes 11 de julio, la activista logró subir a la terraza de la sede, mediante una escalera. Desde entonces se mantiene en vigilia y sus seguidores denunciaron que sufre actos de violencia, con música con alto volumen de parlantes, además de gritos insultantes.    

Otras decisiones

El juez, sin embargo, desestimó la acción de Carvajal en contra del Comando de la Policía de La Paz, puesto que no ha encontrado evidencias de que le afecte sus derechos a la libertad, locomoción, la salud o la vida.

En otro pedido, el abogado del Comando solicitó al juez que disponga llevar a la activista a un centro médico, pero la autoridad consideró que no era prudente porque se afectaría el derecho a la protesta de Carvajal y, además, la Policía tiene los medios para llevarle asistencia médica.

Ante los pedidos de los abogados de Carvajal, el juez también aclaró que Salazar no puede impedir a Carvajal que use los servicios higiénicos de la sede de APDHB.