Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 25 de octubre de 2021
  • Actualizado 23:15

Héctor Arce vuelve a la política pese a que dijo que se alejaría definitivamente

El nuevo embajador insiste en que Almagro es el responsable del supuesto golpe de Estado en Bolivia en 2019 y aseguró que pedirá la destitución del Secretario General de la OEA, pero requiere 23 de 35 votos.

Héctor Arce, durante su discurso en La Paz.
Héctor Arce, durante su discurso en La Paz.
Héctor Arce vuelve a la política pese a que dijo que se alejaría definitivamente

El nuevo embajador de Bolivia en a la Organización de los Estados Americanos (OEA), Héctor Arce Zaconeta, aseguró que volvió a la política por la “trascendencia” que implica este caso, pese a que hace siete meses dijo que se alejaría definitivamente.

Asimismo, acusó al secretario general de la OEA, Luis Almagro, como responsable del “golpe” de Estado en 2019. “El responsable es Luis Almagro porque él, con su equipo, dirigió una andanada lamentablemente nefasta contra la democracia boliviana”, aseguró en una entrevista con el programa Detrás de la Verdad.

De la misma forma, anunció las acciones que tomará como representante del país, entre las que resalta el pedido de destitución de Almagro para lo cual necesitará obtener alrededor de 23 votos de los 35 países que integran la OEA. La reunión se llevará a cabo en noviembre de este año, en Guatemala.

“Es lo que corresponde ante la evidencia de estos informes que se han elaborado”, aseguró durante la entrevista y añadió: “El señor Luis Almagro es un peligro para la región, lo que ha hecho con Bolivia puede hacerlo con otros países”.

Indicó que la OEA impulsó cuatro informes que “desataron la violencia y la quema de tribunales electorales”. Entre esos se encuentra el comunicado que sugirió que hubo fraude en las elecciones presidenciales que se realizaron en octubre de 2019.

Argumentó que el Centro de Investigación en Economía y Política de Estados Unidos, la Universidad de Michigan, la Universidad de Pensilvania y algunos senadores del país norteamericano realizaron investigaciones que concluyeron que no hubo fraude en Bolivia. “No lo decimos nosotros (…) son los grandes centros de estudios vinculados a la investigación sobre temas electorales y auditorias que se realizan, los que finalmente destrozan los informes de la OEA”, indicó Arce Zaconeta.

Apuntó contra Luis Fernando Camacho y Carlos Mesa como incitadores de la violencia y la quema de los tribunales electorales, pero dijo que no iniciarán procesos contra los opositores.