Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 26 de febrero de 2024
  • Actualizado 00:36

El Gobierno boliviano atribuye ataques a torres de telefonía al temor al 5-G

antenas
El Gobierno boliviano atribuye ataques a torres de telefonía al temor al 5-G. Fotografía. @ArturoMurilloS
El Gobierno boliviano atribuye ataques a torres de telefonía al temor al 5-G

El Gobierno interino de Bolivia atribuyó este martes los ataques a torres de telecomunicaciones al temor a que la tecnología 5-G propague el coronavirus, después de haberlos calificado de actos terroristas.

El ministro interino de Obras Públicas, Iván Arias, calificó como "un acto criminal" el ataque a varias antenas este pasado lunes en el municipio de Yapacaní "por ser supuestos difusores de la enfermedad del COVID-19".

“No vamos a permitirlo y el Gobierno nacional va a empezar los procesos correspondientes”, aseguró el ministro interino, citado en un comunicado de su cartera.

Arias recordó que Bolivia no cuenta con sistemas de comunicación de quinta generación o 5G, como anteriormente ha subrayado Obras Públicas y la Autoridad de Regulación y Fiscalización de Telecomunicaciones y Transportes, que mantiene que no están asignadas frecuencias para esta tecnología.

"Las afirmaciones que vinculan al 5G y el COVID-19 no tienen ninguna fundamentación científica, asegurada por la propia Organización Mundial de la Salud (OMS)", destaca la nota.

Los ministros transitorios de Gobierno (Interior), Arturo Murillo, y Defensa, Luis Fernando López, calificaron de terroristas los ataques con daños materiales en tres torres, que afectaron en la zona a sistemas de comunicaciones como el que utiliza la Agencia Nacional de Hidrocarburos, según fuentes oficiales.

Murillo responsabilizó al "evismo", en referencia a seguidores del expresidente boliviano Evo Morales.

El exmandatario, que está en Argentina, denunció en Twitter el "terrorismo de Estado" que a su juicio "quiere aplicar en Bolivia" el Ejecutivo transitorio, cuando vierte "graves amenazas" de sacar a militares a las calles.

Yapacani, una localidad de algo más de 31.000 habitantes en la región oriental de Santa Cruz, registró la pasada noche momentos de tensión con policías y militares desplegados en el lugar, tras los ataques a las torres, aunque durante esta jornada no se reportaban incidentes, según medios como el diario cruceño El Deber.

La pasada semana el Gobierno interino de Bolivia calificó como un "presunto atentado terrorista" un ataque a una torre de telecomunicaciones en la ciudad central de Cochabamba.

La OMS informa de que los virus no se desplazan por ondas electromagnéticas ni redes de telefonía móvil, subrayando que la COVID-19 se propagó en numerosos países en los que no existe 5G.