Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 21 de mayo de 2022
  • Actualizado 02:15

Gobierno se abre a posibilidad de usar maíz transgénico hasta fines de 2023

El presidente de Anapo, Fidel Flores, planteó, antes, que la base al estudio de zonificación para uso de maíz genéticamente mejorado deba ser elaborada por el Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal.
Fotografía referencial de plantas de maíz. Foto: Pixabay
Fotografía referencial de plantas de maíz. Foto: Pixabay
Gobierno se abre a posibilidad de usar maíz transgénico hasta fines de 2023

El Gobierno abrió la posibilidad de utilizar biotecnología en el maíz, de acuerdo con lo aseverado este miércoles por el viceministro de Desarrollo Rural y Agropecuario, Álvaro Mollinedo.

La Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo) impulsó, en pasados días, que se pueda aprobar, mediante un decreto supremo, por emergencia alimentaria, al menos dos eventos de maíz genéticamente mejorado para la producción agrícola, consumo y comercialización, incluida la importación.

Según el viceministro, ese procedimiento “nunca ha estado cerrado” y se encuentra abierto desde agosto del pasado año. Además ya habría sido socializado en Santa Cruz.

“Ese procedimiento nunca ha estado cerrado, no es como dicen los grandes productores, los empresarios, que 'por el procedimiento se nos ha cerrado (las puertas), no tenemos con qué poder aprobar, el Estado no quiere'; mentira”, aseguró.

El presidente de Anapo, Fidel Flores, planteó que la base al estudio de zonificación para uso de maíz genéticamente mejorado deba ser elaborada por el Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (Iniaf).

“Yo pienso que si hacemos las evaluaciones y realmente identificamos que no va a dañar la economía, ni  el ecosistema, ni la salud de todos los bolivianos, hasta máximo a fines del 2023 tendríamos ya posiblemente aprobado”, estimó Mollinedo.

Para el representante de Anapo, el uso de la biotecnología sería la “única forma” para avanzar en una solución ante la situación que atraviesan los productores por la presunta carencia del grano.