Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 08 de diciembre de 2021
  • Actualizado 09:06

Fiscalía pedirá arraigo y fianza de Bs 100 mil para vocal que liberó a feminicida sentenciado

Omar Alejandro Ordoñez Arias fue condenado en 2017 a 30 años de presidio por el feminicidio de la adolescente María del Carmen Carballo. La autoridad jurisdiccional procesada le dio libertad con medidas cautelares personales, pero el autor se dio a la fuga y se desconoce su paradero. 
Omar Alejandro Ordoñez Arias, fue sentenciado en 2017 a 30 años de prisión por el feminicidio, actualmente se encuentra prófugo. Archivo
Omar Alejandro Ordoñez Arias, fue sentenciado en 2017 a 30 años de prisión por el feminicidio.
Fiscalía pedirá arraigo y fianza de Bs 100 mil para vocal que liberó a feminicida sentenciado

La vocal Mirtha Mabel Montaño, procesada por liberar a un feminicida sentenciado, fue imputada por incumplimiento de deberes, de protección a mujeres en situación de violencia y prevaricato. Los fiscales solicitarán, en la audiencia, medidas cautelares personales como su presentación ante el Ministerio Público cada 15 días, una fianza de 100 mil bolivianos y prohibición de salir del país o del ámbito territorial que se determine disponiendo arraigo, según el documento al que accedió OPINIÓN.

“Nuestra denuncia penal en contra la vocal Mirtha Montaño, quien dio libertad irrestricta al feminicida de María del Carmen, de 16 años, está dando frutos. El 4 de agosto, la Fiscalía Departamental de Cochabamba nos ha notificado con la imputación formal de la mencionada jueza (…). Estamos sentando precedente, estamos buscando una justicia efectiva y oportuna basta de retardación de justicia”, señaló, hace unos días, la senadora María Patricia Arce.

Las partes procesales aguardan que el juez fije la hora y fecha de audiencia. Por su parte, los fiscales respaldan su petición en el “principio de objetividad” y considerando que “la detención preventiva únicamente será impuesta cuando las demás medidas cautelares personales sean insuficientes para asegurar la presencia del imputado”. 

La vocal Montaño habría acreditado domicilio, familia, trabajo y no existiría “documentación objetiva” para demostrar el peligro de obstaculización.

Omar Alejandro Ordoñez Arias, al igual que otros cuatro hombres, fue sentenciado el 31 de agosto de 2017 a 30 años por el feminicidio de la adolescente María del Carmen Carballo Reyes ocurrido el 13 de marzo de 2016 en una comunidad de Cliza (Cochabamba).

El 29 de enero de este año, Ordoñez a través de su defensa ingresó un memorial solicitando la cesación a su detención preventiva considerando que su sentencia no fue ejecutoriada. Buscó su libertad varias veces.

El 25 de marzo, la vocal Mirtha Mabel Montaño declaró procedente el recurso de apelación y le ordenó pagar una fianza de 100 mil bolivianos, presentarse cada lunes ante la autoridad fiscal para su registro biométrico, le prohibió abandonar el departamento o el país sin previa autorización de la autoridad competente y, por ello, le instruyó tramitar su arraigo. También tenía prohibido acercarse a víctimas, coimputados, peritos o personas que tengan conocimiento del hecho, y no podía consumir alcohol y portar armas de cualquier naturaleza.

El 7 de mayo, revocaron la cesación a la detención preventiva y ordenaron su detención y traslado al penal, pero Ordoñez huyó de la Justicia y, desde entonces, se desconoce su paradero. La Policía presume que el pandillero feminicida salió de Bolivia. 

ANTECEDENTES El domingo 13 de marzo de 2016, la víctima, de 16 años, fue a vender frutas al mercado de Cliza. Ese día, Omar Alejandro Ordoñez, su enamorado, la llevó a la Feria de la Ambrosía en la comunidad de Ana Rancho, en Cliza. Fueron a un local donde compartieron con amigos.

Durante el proceso investigativo, algunos miembros de esa pandilla dijeron que María del Carmen era una chica muy linda y que más de uno se sentía atraído por la adolescente que fue reina de belleza en Toco. Le dijeron que debía participar de un rito de iniciación para ser parte de ese grupo, pero sin explicarle bien en qué consistía el mismo. 

La trasladaron a un lote baldío y ahí le comunicaron que debía mantener relaciones íntimas con 10 integrantes de la pandilla. La adolescente se negó, pero ellos la sujetaron, golpearon, violaron y uno de ellos la asfixió mientras evitaba que grite. Al menos 21 pandilleros fueron testigos del crimen.

María del Carmen estuvo siendo buscada cuatro días hasta que la encontraron sin vida en un lote próximo a cultivos de maíz, el 17 de marzo de 2016.

Desde entonces, su madre peregrina por justicia y asegura que no descansará hasta conseguir que todos los autores del feminicidio de su hija estén recluidos y con sentencias ejecutoriadas.