Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 05 de diciembre de 2022
  • Actualizado 14:22

Expresidentes y políticos califican de persecución la aprehensión de Áñez; HRW dice que hubo golpe

Políticos afines al gobierno de Añez en 2019 argumentan que la aprehensión de la exmandataria es una señal autoritaria de parte del Gobierno central.
Jeanine Áñez resguardada por policías durante su traslado a la FELCC, en La Paz. APG
Jeanine Áñez resguardada por policías durante su traslado a la FELCC en La Paz. Foto: APG
Expresidentes y políticos califican de persecución la aprehensión de Áñez; HRW dice que hubo golpe

Algunos expresidentes y políticos calificaron la aprehensión de la exmandataria Jeanine Áñez como una persecución política y lamentaron la forma en que las autoridades nacionales realizaron la detención de dos exministros la pasada jornada. 
Por otra parte. desde la organización Human Rights Watch, el director, José Miguel Vivanco, dijo que el antecedente de la sugerencia de altos mandos militares hacia la renuncia de Morales puede considerarse como un “golpe de Estado”, según la Agencia Boliviana de Información.

El expresidente del país Jorge Quiroga escribió en Twitter que se criminaliza la sucesión constitucional democrática con el arresto de Jeanine Áñez, quien, según Quiroga, asumió el mando hace dos años después de un fraude, renuncia y fuga del presidente Evo Morales.

En la misma sintonía, el líder de Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, manifestó que por las aprehensiones registradas desde el día de ayer “estamos en un proceso de persecución política peor que en las dictaduras”. 

“Se ejecuta contra quienes defendieron la democracia y la libertad en 2019. El Poder Judicial y la Fiscalía masistas son el martillo ejecutor. Los autores del fraude se amnistían y pretenden ser víctimas”, sostuvo.

El líder de la agrupación política Unidad Nacional, Samuel Doria Medina, expresó que la expresidenta se encuentra protegida por la Constitución Política del Estado. “Que Arce aprenda de la experiencia del jefe de su partido: la Constitución se respeta sí o sí”, acotó.

Desde Santa Cruz, el excívico de Santa Cruz, que lideró las protestas de noviembre de 2019, Luis Fernando Camacho, envió una carta pública al presidente Luis Arce con la advertencia de que “la responsabilidad por lo que pueda pasar Bolivia está en sus manos, quiera o no quiera asumir públicamente su rol”, según una nota de ABI.

En las puertas de la Fiscalía de La Paz, el exministro Wilson Santamaría, lamentó que las autoridades hayan aprendido a la expresidenta y a dos exministros sin respetar los procedimientos debidos. Santamaría negó que haya existido un golpe de Estado y dijo que la sucesión fue totalmente constitucional.

“Rechazamos la forma en la que lo hicieron, pueden iniciar los procesos que quieran, pero háganlo de forma correcta, con las pruebas y documentación que corresponde. Acá no hubo golpe de Estado”, dijo Santamaría en entrevista con la red Erbol.

El exministro acotó: “El MAS nos engañó, se vistieron de ovejas para decir que apostaban por la convivencia y el perdón, cuando en realidad sacaron las uñas después de las elecciones.”

Santamaría finalizó diciendo que lamenta que Áñez “pase por esto por culpa de los que no tuvieron huevos de quedarse en el país”.

El candidato a Gobernador de La Paz por la alianza Somos Pueblo, Rafael Quispe, insistió en que no hubo golpe de Estado en 2019. "Ha renunciado un cobarde y ha huido del país", sentenció

Por su parte, el director de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, dijo en el programa Conclusiones de CNN que, bajo su percepción, en Bolivia hubo un golpe de Estado en 2019 por antecedentes como la insubordinación de militares de las Fuerzas Armadas que sugirieron al presidente Evo Morales que renuncie a su cargo.