Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 06 de octubre de 2022
  • Actualizado 12:48

Estados Unidos quiere extraditar al coronel Dávila para juzgarlo por tráfico de droga

Dávila se encuentra detenido preventivamente en la cárcel de San Pedro, acusado de legitimación de ganancias ilícitas.

Maximiliano Dávila, exdirector de la FELCN en Santa Cruz y Cochabamba. APG
Maximiliano Dávila, exdirector de la FELCN en Santa Cruz y Cochabamba. / Foto: APG
Estados Unidos quiere extraditar al coronel Dávila para juzgarlo por tráfico de droga

La Embajada de Estados Unidos comunicó por escrito al Gobierno de Bolivia su intención de extraditar a ese país al coronel Maximiliano Dávila, exjefe antidroga, para que responda por cargos de narcotráfico

“Por favor, tenga el Ministerio la seguridad de que si Dávila Pérez es detenido preventivamente, Estados Unidos presentará una solicitud de extradición completa con los documentos de respaldo requeridos dentro del plazo de 60 días”, dice la nota cuyo contenido fue difundido por La Razón.

Según el documento, Dávila es requerido por Estados Unidos por tráfico de drogas y delitos relacionados con armas de fuego, en el marco de una acusación presentada en 2020 en Nueva York.

La acusación en EEUU apunta a que Dávila sería miembro de una organización que operaría en Bolivia para la distribución de cocaína en el país del norte.

Según la nota, Dávila “usó su posición y conexiones oficiales para, entre otras cosas, asegurar el acceso a aeródromos bolivianos con el fin de facilitar envíos de grandes cantidades de cocaína” y “para organizar protección armada por parte de fuerzas del cumplimiento de la ley de esos envíos de droga”.

Dávila se encuentra detenido preventivamente en la cárcel de San Pedro, acusado de legitimación de ganancias ilícitas.

La investigación contra Dávila en Bolivia surgió al conocerse que la DEA lo indagaba por tráfico de drogas y armas a Estados Unidos.

El coronel fue jefe de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico en el gobierno de Evo Morales y, cuando el MAS regresó al poder, fue designado como Comandante departamental en Cochabamba.