Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 26 de septiembre de 2021
  • Actualizado 10:55

Empresarios demandan ´responsabilidad´ al Gobierno y critican su cambio de posición

La Confederación de Empresarios Privados de Bolivia, CEPB, se suma a la banca y advierte que ampliación de pagos de crédito arriesga todo el sistema financiero.
La Asociación de Bancos Privados de Bolivia (ASOBAN).
La Asociación de Bancos Privados de Bolivia (ASOBAN).
Empresarios demandan ´responsabilidad´ al Gobierno y critican su cambio de posición

La Confederación de Empresarios Privados de Bolivia, CEPB, cuestionó la decisión del gobierno de diferir el pago de créditos bancarios, demandó “responsabilidad, justicia y equilibrio” para llevar la carga negativa de la pandemia y criticó que haya cambiado de posición con rapidez ante el sector del transporte.

En un comunicado de prensa, la CEPB advirtió que la medida pone en riesgo la estabilidad de todo el sistema financiero y puede atrasar aún más la recuperación económica que el país requiere para salir de la crisis.

“Esa determinación (la ampliación de los plazos), motivada por la presión de un sector, produce el corte del flujo de recursos y debilita la moral de pago construida en décadas, poniendo en riesgo la estabilidad de todo el sistema financiero”, señala la CEPB en el boletín, además advierte que esta medida “puede derivar en el debilitamiento de la institucionalidad económica y la afectación de la confianza del público”.

MALA SEÑAL

El pasado 13 de enero tras un paro nacional de transporte y una serie de reuniones con algunos sectores del autotransporte, el Ministro de Economía y Finanzas Públicas anunció que se aceptaba que ese sector tenga seis meses de gracia sin pago de capital ni intereses, cuando días antes Marcelo Montenegro dijo que sería perjudicial para el país.

En el documento difundido por los empresarios cuestionaron el cambio de posición del Gobierno en este tema al considerar que “la señal que envían las autoridades, que cedieron en una exigencia que inicialmente habían rechazado por los riesgos que conlleva, es que la presión genera resultados, de modo que este desenlace tiene el potencial de extenderse a otros sectores, afectando seriamente los balances de la intermediación financiera”.

Montenegro informó el 13 de enero públicamente: “(hemos) optado por una salida racional negociada que consiste en seis meses de periodo de gracia sin pago de capital e intereses que va a ser reprogramado o refinanciado a lo largo de un periodo de tiempo”.

Frente a esta situación la CEPB demandó al Gobierno justicia, equilibrio y responsabilidad en la distribución de las cargas y consecuencias de esta pandemia. “Entendemos la situación crítica de todos los sectores, pero también sabemos que la búsqueda de soluciones debe ser un factor de unidad y no de división ni de medidas desequilibradas que por favorecer a unos perjudica a otros”, afirman.

Finalmente, los empresarios se solidarizaron con las declaraciones de la Asociación de Bancos de Bolivia, Asoban y la Asociación de Entidades Financieras, Asofin, que en las últimas horas rechazaron la disposición, y reiteraron su concurso para “apoyar cualquier medida para buscar conjuntamente una solución que logre paliar el efecto que puede tener este diferimiento sobre las empresas del área”.

ASOBAN

La Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban) manifestó también este jueves su rechazo al periodo de gracia de seis meses que anunció el gobierno en el pago de créditos, porque considera que en la realidad es un nuevo diferimiento, que pone en riesgo la estabilidad del sistema financiero.

“Esta medida representa un duro golpe para el sistema financiero y pone en peligro la estabilidad dada la heterogeneidad de las entidades que lo componen”, dijo el secretario ejecutivo de la Asoban, Nelson Villalobos.