Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 21 de mayo de 2022
  • Actualizado 21:00

Decomisan maíz que iba al exterior y vigilan mercados

Gobierno ve acopio para generar especulación en los precios y advierte con prohibir la exportación de huevo, pollo y leche. 
El control de peso y precio en un mercado de La Paz. ABI
El control de peso y precio en un mercado de La Paz. ABI
Decomisan maíz que iba al exterior y vigilan mercados

La producción y venta de maíz provoca la especulación en los precios por lo que desde el Gobierno asumen acciones porque consideran que se oculta la producción mientras la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO) insiste en que hay desabastecimiento y escasez, lo que deriva en pérdidas económicas.

Efectivos de la Armada Boliviana, durante un operativo de patrullaje, decomisaron alrededor de 20 toneladas (alrededor de 400 quintales) de maíz que era trasladado de manera irregular y se presume que pretendía ser llevado al exterior. También se encontró  30 garrafas con gas licuado, cuatro toneladas de azúcar y aceite comestible.

Este presunto hecho de contrabando se realizó en el sector del Lago Titicaca en La Paz y los efectivos del puesto de control entre los municipios de Chua Cocani y Chaguaya interceptaron a camiones y vehículos de transporte público que se dirigían a Perú transportando mercadería sin ningún registro legal, ni documento de exportación.

La mercadería comisada, que pretendía burlar los controles fronterizos, fue entregada a la Aduana.

EL ACOPIO

El gerente de la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa), Franklin Flores, denunció, según ABI, que especuladores acopiaron grandes volúmenes de maíz en Santa Cruz, lo cual genera agio y especulación en el mercado interno. Ese maíz debería ir a los avicultores y porcinocultores, sectores que producen los alimentos de primera necesidad para la canasta familiar. 

Según el ministro de Desarrollo Rural y Tierras, Remmy Gonzales, este año Bolivia tendrá una oferta total de 1.029.179 toneladas de maíz amarillo duro, con lo cual se abastecerá y garantizará el consumo interno. Emapa acopia maíz a un precio de Bs 100 el quintal de los productores para abastecer del grano al sector porcinocultor, avicultor y lechero, a un precio subvencionado de Bs 65. Antes se entregaba 30 toneladas de manera mensual y ahora son 58 para las granjas de pollos mientras que de 30 a 45 subió la entrega al sector porcinocultor.

La autoridad advirtió a los empresarios que si no rebajan el precio de la venta de maíz se podrían prohibir las exportaciones de huevo, pollo, leche y carne hasta que de forma natural el mercado obligue a que se bajen los costos de la venta de este producto.

La advertencia se dio tras que los productores hayan denunciado la falta de maíz y el incremento del precio en el mercado nacional, lo que derivó en problemas como el cierre de granjas y el incremento de precios de la carne.

“El Gobierno tiene los mecanismos para suspender las exportaciones, si no se garantiza la comida de los bolivianos a precio justo”, afirmó a ERBOL.

LA SITUACIÓN Y CONTROL

La CAO, a través de su presidente José Luis Farah, propuso la declaratoria de emergencia departamental para Santa Cruz “ante la inminente escasez de maíz, con una pérdida del 95% de la producción en la zona Sur y el consecuente cierre de granjas lecheras, avícolas y porcinas” y los rendimientos productivos desfavorables en estos meses.

Farah dijo que desde febrero se alertó sobre una faltante del cultivo y las posibles repercusiones.

Precisó que el sector pecuario necesita 1.3 millones de toneladas de maíz para cubrir la demanda interna.

El representante de los agropecuarios pidió una reunión con el Jefe de Estado para garantizar la seguridad alimentaria.

Entre tanto, con el objetivo de prevenir casos de agio y especulación en la venta de carne de pollo y cerdo se intensificaron operativos de control en los mercados de abasto de la ciudad de La Paz.

Servidores públicos del Viceministerio de Defensa de los Derechos del Usuario y Consumidor recorrieron el mercado Rodríguez controlando el abastecimiento y precios.

“Nos han informado que en Cochabamba el pollo vivo estaría a 11 bolivianos el kilo, son los intermediadores al parecer los que estarían generando un incremento y lógicamente esto provoca que los que comercializan incrementen el precio al consumidor hasta 15.5 bolivianos, lo que es injustificado”, informó el viceministro de Defensa del Consumidor, Jorge Silva.

Recordó a la población que la línea 800 10 0202 está habilitada para atender denuncias sobre cualquier irregularidad en la venta de estos productos o cualquier irregularidad.