Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 25 de mayo de 2022
  • Actualizado 08:09

Dávila llama 'pequeño burgués' a Del Castillo y asegura que buscan incriminar a Evo

El coronel y el jeje antidrogas se declaró inocente este martes, en la Sede de Gobierno.

Maximiliano Dávila, exdirector de la FELCN, Eduardo Del Castillo y Evo Morales.
Maximiliano Dávila, exdirector de la FELCN, Eduardo Del Castillo y Evo Morales.
Dávila llama 'pequeño burgués' a Del Castillo y asegura que buscan incriminar a Evo

El coronel y exjefe antidrogas Maximiliano Dávila, hoy aprehendido por ganancias ilícitas acusado por la DEA por estar implicado en hechos de narcotráfico, llamó "pequeño burgués" al actual ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, a tiempo de asegurar que con su caso se busca incriminar al expresidente Evo Morales.

Dávila rompió el silencio al momento de ser ingresado a la cárcel de San Pedro y apuntó sus palabras al ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo, al cual acusó de querer incriminar al expresidente Evo Morales.

“Al Ministro de Gobierno, porque lo está queriendo incriminar al presidente Morales”, dijo Dávila a la prensa.

Dávila es acusado en Bolivia por legitimación de ganancias ilícitas, pero también se supo que la DEA lo investiga por tráfico de drogas. Fue detenido el fin de semana en Villazón, cuando pretendía salir del país hacia Argentina.

Aseguró que es víctima de Del Castillo y que se violó todo el procedimiento en su contra.     

“Soy inocente, soy víctima de ese pequeño burgués que es el Ministro de Gobierno, pequeño burgués que no sabe lo que hace en este Estado Plurinacional Comunitario”, agregó.

Dávila fue jefe de la fuerza anticrimen cuando Evo Morales era presidente del Estado. Se conoció incluso una foto de ambos festejando el cumpleaños del exmandatario.

'EX CAPO'
El coronel Maximiliano Dávila, uno de los ex 'hombres fuertes' que ocupó cargos estratégicos en la Policía durante tres gobiernos, oficialistas y de oposición, Evo Morales, Jeanine Áñez y Luis Arce, deberá cumplir seis meses de detención preventiva en San Pedro, en el marco de las investigaciones por ganancias ilícitas.

En 2019, fue designado director nacional de la policía antidroga; a fin de año, el gobierno de Jeanine Áñez ordenó su destitución por sospechas de narcotráfico; hasta marzo de 2021 fue Comandante Departamental de la Policía de Cochabamba.