Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 27 de septiembre de 2021
  • Actualizado 06:28

Cultivos de coca exceden en 7.400 hectáreas y la erradicación en gestión de Áñez solo fue de 2.177

Plantaciones de coca. ARCHIVO
Plantaciones de coca. ARCHIVO
Cultivos de coca exceden en 7.400 hectáreas y la erradicación en gestión de Áñez solo fue de 2.177

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC por sus siglas en inglés) presentó ayer su informe monitoreo de cultivos de coca 2020 en el que señala que Bolivia excede en 7.400 hectáreas, tomando en cuenta que la superficie límite, desde 2017, es de 22.000.

El reporte da cuenta que en 2019 la extensión era de 25.500 y para 2020 subió a 29.400, es decir que entre esos años hubo un incremento de 3.900 que representan un 15%.

La cantidad mayor se registró en 2010, que alcanzó a 31.000.

Desde el Gobierno de Luis Arce atribuyen esto a la gestión de Jeanine Áñez y sus medidas poco efectivas.

A esto se suma una disminución del 76% en la erradicación o racionalización, es decir que en 2020 solo se alcanzó a 2.177 hectáreas mientras que en 2019 fueron 9.205. 

El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, comprometió, según ABI, que este año se llegará a erradicar 9.000 hectáreas de coca excedentaria. De acuerdo con reportes oficiales hasta el 29 de agosto se llegó a erradicar un total de 5.301 hectáreas a nivel nacional, que representan un 59%.

Subrayó que las políticas fallidas para combatir la pandemia en la gestión de Áñez propiciaron una sobreoferta de coca, alterando las dinámicas internas debido al cierre forzoso de los mercados autorizados, ocasionando una reducción en el precio de la hoja sagrada. Asimismo, los bajos niveles de incautación de coca provenientes del Perú y la producción excedentaria local generaron la rebaja de los costos, afectando la economía de los cocaleros.

Según el informe, en enero de 2020 se ha reportado una ausencia de actividades de erradicación y, posteriormente, a consecuencia de la pandemia del COVID-19, los meses de abril, mayo, junio y julio no reportaron actividad a raíz de las medidas de restricción y cuarentena. A partir de fines del mes de julio se reanudaron las tareas de racionalización/erradicación y se mantuvieron estables hasta mediados del mes de diciembre, cuando se clausuró la gestión.

Del Castillo, citado por EFE, defendió el carácter sagrado de la hoja de coca y dijo que los cultivos no son ilegales sino “no autorizados” y defendió la revalorización de la hoja de coca.