Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 28 de febrero de 2024
  • Actualizado 21:42

Crisis poselectoral: Lanchipa atribuye a Policía y FFAA demora en dos procesos

El fiscal General del Estado, Juan Lanchipa. APG
El fiscal General del Estado, Juan Lanchipa. APG
Crisis poselectoral: Lanchipa atribuye a Policía y FFAA demora en dos procesos

A casi un año de las elecciones anuladas de 2019 por indicios de fraude, que derivaron en conflictos postelectorales, la investigación contra el expresidente Evo Morales y los responsables de las muertes en Sacaba (Cochabamba) y Senkata (El Alto) se ven demoradas.

El fiscal General del Estado, Juan Lanchipa, atribuye ésta situación a la Policía y las Fuerzas Armadas, con lo que se deslinda de cualquier responsabilidad.

Explicó, citado por ERBOL, que la Interpol (Policía Internacional) comunicó al Ministerio Público que no se cumplirá con la activación del sello rojo contra Morales, debido a que entre los delitos imputados está sedición, considerado de orden político por el organismo internacional. Lo que corresponde es levantar la tipificación de ese delito.

El expresidente está imputado por delitos de terrorismo, financiamiento al terrorismo y sedición, debido a la grabación en la que se lo escucha instruyendo cercar ciudades y dejarlas sin comida, en noviembre de 2019.

El ministro de Justicia, Álvaro Coímbra, manifestó que espera que no ocurra lo mismo con otros casos que se están investigando como el de fraude electoral y de estupro.

“Esperamos que la primera semana de octubre de una  vez se lo impute y se lo notifique, que se haga bien”, declaró, según Urgente.bo.

Por otro lado, Lanchipa, lamentó que el Comandante de las Fuerzas Armadas, Sergio Orellana, no remita el plan de operaciones que se usó en el desbloqueo en Senkata y Sacaba justificando que es secreto militar.

“Hay una renuencia de las Fuerzas Armadas en brindar ese informe de Senkata y Sacaba”, indicó.

Asimismo, la autoridad explicó que a través de un requerimiento judicial se pidió a que se levante el secreto militar.

Tras el fraude electoral de octubre del 2019,  entre el 15 y 19 de noviembre de ese año, 11 personas murieron y otros 120 resultaron heridos en Sacaba. En Senkata, otros 11 ciudadanos fallecieron y se registró al menos 78 heridos, lo que derivó en un atentado contra la planta de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB).