Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 18 de enero de 2022
  • Actualizado 16:13

Cox confirma alejamiento de funcionario tras denuncia por nexo con familia de Murillo

El viceministro de Régimen Interior y Policía prefirió no comentar respecto a la contratación del abogado Óscar Villarroel, que antes se identificó como defensor de la familia del exministro de Gobierno en la gestión de Jeanine Áñez
El Viceministro de Régimen Interior con su excolaborador.
El Viceministro de Régimen Interior con su excolaborador.
Cox confirma alejamiento de funcionario tras denuncia por nexo con familia de Murillo

Luego de la polémica que surgió por la contratación en el viceministerio de Régimen Interior y Policía de Óscar Villarroel, abogado que se identificó anteriormente como defensor de la familia del exministro de Gobierno Arturo Murillo, el titular de esta cartera de Estado, Nelson Cox, confirmó su alejamiento.

La autoridad, en contacto con este medio, dijo que prefiere no comentar al respecto porque no corresponde, sin embargo, ratificó que se tomó esta decisión.

Por su parte, Villarroel, según Página Siete, pasó de ejercer como abogado, en 2020, a ser parte de la campaña electoral de Cox, en 2021, cuando fue candidato a la alcaldía de Cochabamba, y continuar como funcionario público del Ministerio de Gobierno.

Hace poco más de cuatro meses, el 26 de agosto de 2021, el jurista fue contratado como profesional I con un salario de 11.362 bolivianos, de acuerdo con los datos encontrados en la página de la Contraloría General del Estado.

En un reporte de Gigavisión, citado por el medio paceño, se menciona que Cox en principio dijo que no había forma de comprobar que Villarroel fue abogado de Murillo porque “nunca lo fue”, pero después dijo que lo contrató y ya fue despedido. 

Desde la oposición, el senador de Creemos Henry Montero manifestó que esta situación deja muchas sospechas, más aún cuando en las redes sociales el abogado felicita la gestión de Cox y cuestiona a opositores del gobierno del MAS.

Desde el MAS, el jefe de la bancada de Diputados, Gualberto Arispe, cuestionó que haya un “infiltrado” en el Ministerio de Gobierno mientras que la diputada Estefanía Morales, anunció que serán las organizaciones sociales las que tomarán una determinación sobre las sanciones que asumirán por esta contratación.