Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 24 de junio de 2022
  • Actualizado 22:03

Choquehuanca habla de revolución, cambio, diferencias y lucha contra el sometimiento

El vicepresidente David Choquehuanca, en sesión. CAPTURA DE VIDEO
El vicepresidente David Choquehuanca, en sesión. CAPTURA DE VIDEO
Choquehuanca habla de revolución, cambio, diferencias y lucha contra el sometimiento

El vicepresidente del Estado, David Choquehuanca, durante su visita a Argentina, ofreció una entrevista al medio local Página 12 en la que se refirió a la revolución, los cambios que se quieren, lo positivo de tener diferencias y la lucha en contra del sometimiento.  

Consultado sobre la eternización de los dirigentes en el poder, dijo que el mundo tiene que renovarse y que es necesario un cambio y la revolución de ideas, principalmente de los jóvenes. 

“Son ellos los que tienen que despertar su creatividad y no esperar que las personas mayores les digan lo que tienen que hacer. En el mundo hay carencia de líderes y los revolucionarios queremos cambios. Somos semillas, Tenemos que sembrar”, sostuvo.

Respecto a la reunión con Evo Morales y Luis Arce dijo que es bueno tener diferencias ya que se trata de un gobierno de las organizaciones. 

“En estas reuniones nos encontramos, no es la primera ni será la última. Somos actores, podemos hacer mucho por nuestro pueblo y todos los temas hay que discutirlos”, acotó.

Choquehuanca considera que la cultura del miedo y el odio llega con el colonialismo y que en la forma de organización que concibe no se acepta que se someta a nadie porque no forma parte del vivir bien.

“Nuestra lucha es contra el sometimiento. Tenemos que cuestionar palabras como democracia, no tenemos que repetir como si fuéramos loros. En democracia, las minorías se someten a las mayorías y lo que nosotros buscamos es el vivir bien, buscamos la armonía”, sostuvo. 

Ante la pregunta si se puede cambiar las formas de desarrollo, dijo que es mejor que cada uno tome sus decisiones mediante el consenso, es decir, encontrando el centro, el eje, el taypi, mediante un proceso de autointerpelación y con una revolución de ideas.

“Las turbinas del viejo sistema se están apagando, y este modelo de desarrollo occidental capitalista nos ha llevado al desastre”, continuó la autoridad.