Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 22 de junio de 2024
  • Actualizado 00:00

Caso Zapata: Evo y García Linera ya no figuran como testigos; abogado acusa 'amenazas'

Para hoy lunes habían sido citados a declarar el expresidente Morales, Álvaro García Linera y el exministro de Gobierno Carlos Romero. Sin embargo, ninguno se presentó.

Gabriela Zapata y Evo Morales. APG/ARCHIVO
Gabriela Zapata asiste a una nueva audiencia por el caso de presunta suplantación de identidad del supuesto hijo de Evo Morales. APG
Caso Zapata: Evo y García Linera ya no figuran como testigos; abogado acusa 'amenazas'

Esta jornada se reinstaló el juicio oral en contra de Gabriela Zapata y otros investigados por el delito de trata y tráfico de personas dentro del caso referido a la suplantación de identidad del supuesto hijo que tuvieron la exempresaria y Evo Morales.

Para este lunes, habían sido citados a declarar, en calidad de testigos, el expresidente Morales, además del exvicepresidente Álvaro García Linera y el exministro de Gobierno Carlos Romero. Sin embargo, ninguno se presentó.

Los abogados de Zapata y de los otros implicados, entre ellos Pilar Guzmán, la “tía de cariño” de la empresaria, habían pedido que Morales, García Linera y Romero declaren para conocer el paradero del presunto hijo que nació de la relación entre Evo y Zapata.

No obstante, el abogado Manolo Rojas informó que se retiró a Morales y García Linera de la lista de testigos.

Explicó que se tomó la decisión debido a que después de que se supo de la citación hubo amedrentamientos y amenazas de personas afines al expresidente. Además, señaló que se busca ya no dilatar el proceso.

“Están registrados los mensajes, las llamadas de amenaza que he recibido (…). No ha comparecido ese testigo (…), este proceso ya dura seis años, son seis años donde mis defendidos buscan justicia y se ha retirado”, afirmó.

Señaló que si Morales seguía como testigo y mantenía su postura de no presentarse a declarar, el juicio podría haberse alargado por otro año.

LOS DETALLES DE GABRIELA

En este caso, Gabriela Zapata, expareja de Evo Morales, está imputada por los delitos de trata de personas y asociación delictuosa. La denuncia en su contra fue interpuesta por el expresidente por la supuesta suplantación de identidad del supuesto hijo que tuvieron juntos.

Semanas atrás, en el inicio de su audiencia de juicio oral, en la Sala Penal Cuarta de Sentencia de La Paz, Zapata ratificó que tuvo un hijo con Evo y que, incluso, fue con el exmandatario a anotarlo en el Registro Civil. Además, dio detalles de las “presiones” a las que fue sometida por el gobierno del líder del MAS para señalar que el supuesto infante habría muerto.

"El que hace todos los actos es mi excompañero (refiriéndose a Morales). Él me ha llevado a que vayamos a hacer el registro. Los dos hemos ido, como ha declarado la oficial de registro civil”, dijo Zapata.

Precisó que ese registro se realizó “unos meses después de que ha nacido” el hijo.

Además, Zapata relató que en 2016 fue presionada por “altas autoridades” del Gobierno de Evo para salir a declarar que el niño en cuestión había fallecido; sin embargo, afirmó que ella se negó.

“Mi persona se ha rehusado a dar esa comunicación para indicar que el niño había fallecido”, dijo ante el tribunal.

En otra declaración, Zapata señaló que su detención, el 26 de febrero de 2016, fue pactada con el Gobierno del propio Morales para “justificar la derrota del 21F”.

Gabriela Zapata fue detenida, casualmente, cinco días después de realizarse el referendo conocido como el ’21-F’, en el que el 51% de la población rechazó modificar la constitución para permitir una nueva repostulación del entonces presidente Evo Morales

"El día que me iban a detener se comunicó conmigo el doctor (Wálter) Zuleta, a quien había conocido por personeros del Gobierno, y me indica que si estaba en mi domicilio, porque ya estaba la vagoneta del Ministerio de Gobierno esperando. Voy, avanzo, veo la vagoneta, me paro atrás de ellos y me subo (a la vagoneta), me trasladan a la Felcc y me indican: 'vamos a esperar a la prensa'. Me sacan a los medios indicando que tenía que estar tranquila, que solamente era la situación por la que estábamos pasando y que teníamos que justificar la derrota del 21 de febrero (21F) con esa detención", declaró.