Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 07 de julio de 2022
  • Actualizado 12:20

Bolivia confía en "fallo equilibrado" de la CIJ y aclara que siempre buscó conciliar

Hasta hoy, los equipos de expertos internacionales de Chile y de nuestro país argumentaron sus posiciones respecto a la naturaleza y uso del Silala.
Una niña boliviana bebe agua del Silala.	           ARCHIVO
Una niña boliviana bebe agua del Silala. ARCHIVO
Bolivia confía en "fallo equilibrado" de la CIJ y aclara que siempre buscó conciliar

La etapa de alegatos en la demanda que inició Chile sobre el estatus y uso de las aguas del Silala llego a su fin este jueves en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya. Bolivia dio a conocer que espera un fallo equilibrado que permita desenmarañar el problema.

“Esperamos un fallo equilibrado que nos ayude a resolver esta controversia y allanar el camino. Bolivia saldrá siempre adelante”, aseguró el embajador de nuestra nación en Países Bajos y Agente del Estado ante la CIJ, Roberto Calzadilla.

La presentación de alegatos orales comenzó el 1 de abril. Hasta hoy, los equipos de expertos internacionales de Chile y de Bolivia argumentaron sus posiciones respecto a la naturaleza y uso de los manantiales que nacen en territorio del Estado Plurinacional.

“Nuestra posición para resolver esta controversia siempre ha sido el diálogo y la conciliación con un país hermano, fundamentada en estudios técnicos y científicos”, sostuvo el agente boliviano.

Se espera que la Corte Internacional de Justicia de La Haya se pronuncie en los próximos meses.

Durante estos 14 días, el equipo boliviano expuso "de manera clara, concreta y respaldada” la posición nacional, resaltó el Agente.

El Estado, en la CIJ, reafirmó que tiene pleno derecho sobre las aguas del Silala y sobre el flujo mejorado producto de la canalización, que incrementa significativamente el cauce natural.

El Agente destacó que Bolivia posee derecho a decidir si mantiene las canalizaciones para entregar ese flujo en virtud de un acuerdo o de desmantelarlas con el fin de reparar los daños ambientales.