Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 02 de julio de 2022
  • Actualizado 19:05

Silala: Bolivia pone en duda argumento de Chile sobre moscas y ve que se hizo la "víctima"

Roberto Calzadilla empezó a desglosar los alegatos orales este lunes, La Haya. Chile ya lo hizo la semana anterior.
1
1
Silala: Bolivia pone en duda argumento de Chile sobre moscas y ve que se hizo la "víctima"

En el inicio de los alegatos orales que Bolivia comenzó a explayar ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), en La Haya, nuestro equipo representativo argumentó que "la idea de los caudales artificiales no fue inventada por Bolivia".

Esto, con relación a las aguas del Silala, que se encuentran en disputa en el tribunal internacional, entre ambos países.

El embajador del Estado Plurinacional de Bolivia ante los Países Bajos y Agente de Bolivia ante la CIJ, Roberto Calzadilla dijo, en la audiencia: "Al contrario de lo que Chile repetía el viernes, la idea de los caudales artificiales no fue inventada por Bolivia", recordando, así, los dichos del equipo jurídico trasandino, que brindó sus alegatos la semana anterior.

Además, Bolivia presentó un video dividido en tres partes. 

Calzadilla ofreció un amplio panorama respecto a la problemática, apoyado en un estudio técnico científico que incluyó los cambios físicos del régimen hídrico del Silala.

También contradijo a Chile sobre los metros de profundidad de las aguas.

MOSCAS

Con respecto al argumento que brindó el país trasandino sobre la construcción del sistema de drenaje en territorio nacional por razones sanitarias (evitar la proliferación de huevos de moscas), Bolivia se mostró reticente. 

"Dada la magnitud de la estructura de drenaje que se instaló en territorio boliviano, parece increíble creer que el único objetivo de esta colosal empresa fue simplemente reducir la producción de huevos de insectos". 

CAUDALES SUPERFICIALES

“El Silala no puede ser descrito puramente como un curso de agua internacional natural; el Silala es en la actualidad, y lo ha sido durante casi 100 años, un curso internacional de agua singular con caudales superficiales aumentados artificialmente”, afirmó Gabriel Eckstein, abogado y geólogo, que forma parte de la defensa de Bolivia ante la CIJ.

El experto, en ese sentido, fue enfático en señalar que Chile “unilateralmente” creó una red de canalización de las aguas subterráneas que vienen de Bolivia para aumentar el flujo de agua de manera artificial y, así, aumentar la cantidad del líquido vital que llega hasta su territorio.

Señaló, por ejemplo, que hasta 1977 Chile recibía 75 litros de agua por segundo proveniente del Silala y la cantidad aumentó a 160 litros por segundo en la actualidad, gracias al flujo “artificial” resultado de la mencionada canaización.

Eckstein afirmó también que la red de canalización chilena provocó un daño importante a los bofedales bolivianos. Aseguró que el drenaje habría secado este frágil ecosistema, reducido su extensión y afectado la flora y fauna nativas.

VÍCTIMA

Calzadilla, por su lado, acusó a Chile de intentar dar la impresión de ser “víctima” de violación de obligaciones internacionales por parte de Bolivia.

“El pasado viernes, Chile ante la Corte, intentó crear la impresión de que es una víctima de violación de obligación internacional por mi país (…). Esto no es verdad. Bolivia presentó sus alegatos y argumentos irrefutables en esta situación”, dijo Calzadilla.

Incluso, el representante boliviano señaló que el país no encontró en Chile una  intención de negociar en “buena fe” y destacó que la demanda del vecino país se ha reducido “significativamente”, lo que, a su criterio, hace cuestionar si este es un caso que debe ser decidido por la CIJ.

“En su réplica, Chile ha reconocido que su caso se ha reducido significativamente en comparación a cuando presentó el caso el 2016 (…) Cabe preguntarse si todavía hay alguna controversia legal genuina en relación con el caso presentado por Chile o si, por el contrario, los puntos de desacuerdo son de tal naturaleza que se podrían resolver a través de negociaciones diplomáticas y estudios conjuntos”, afirmó.

En esa misma línea, el abogado Mathias Forteau señaló que si bien ambos países coinciden en que el Silala es un río internacional, hay una diferencia sustancial: Chile lo ve como un curso de agua natural y Bolivia resalta que es un curso de agua que resulta de una extensa red de canales artificiales que aumentan su flujo.

Forteau, asimismo, dejó en claro que Bolivia nunca tomó medidas para privar a Chile de las aguas del Silala y que, por lo tanto, el vecino país no tenía motivo para demandar a Bolivia.

Finalmente, el abogado Alain Pellet, a tiempo de ratificar la posición boliviana, hizo eco de la posición trasandina respecto a que estaría de acuerdo con que Bolivia “desmantele” los canales por los cuales fluyen las aguas del Silala y señaló que ello significa que Chile también acepta las posibles consecuencias que tal acción tendría en su país.

Cabe recordar que la fase de los argumentos orales se alargará hasta el 14 de abril.