Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 25 de octubre de 2021
  • Actualizado 04:16

Áñez asegura que no ordenó la muerte de nadie y que "otra persona" quería incendiar y cercar La Paz

La expresidenta agregó que está cansada de la "manipulación de la justicia" y ratificó que otra persona ordenó quemar domicilios y los buses PumaKatari.

Jeanine Áñez resguardada por policías durante su traslado a la FELCC, en La Paz. APG
Jeanine Áñez resguardada por policías durante su traslado a la FELCC, en La Paz. APG
Áñez asegura que no ordenó la muerte de nadie y que "otra persona" quería incendiar y cercar La Paz

En un escueto pronunciamiento ante la Fiscalía, la expresidenta Jeanine Áñez aseguró que no ha ordenado ninguna muerte en Sacaba, Senkata y Montero en 2019, sino que otra persona -sin mencionar nombre- era la que ordenó quemas en la ciudad de La Paz.

Las palabras de Áñez se dieron en el marco de su comparecencia ante la Fiscalía en el caso Senkata-Sacaba. Si bien se abstuvo de declarar, aprovechó para expresar su posición al respecto.

"Me voy abstener de declarar en su momento voy a ampliar mi declaración. Sin embargo quiero decir que soy una persona de fe que no ordenó la muerte de ninguna persona ni en Sacaba ni en Senkata ni en Montero, por el contrario sabemos a estas alturas que ha sido otra persona la que quería incendiar La Paz, cercar", dijo Áñez, según el acta de la comparecencia al que tuvo acceso ERBOL.

Áñez agregó que está cansada de la "manipulación de la justicia" y ratificó que otra persona ordenó quemar domicilios y los buses PumaKatari.

"Estoy cansada de tanta manipulación de la justicia y de tantas mentiras que se dicen en mi contra, fue otra persona la que ordenó quemar muchos domicilios en esta ciudad, los Puma Kataris y otros generando violencia", sostuvo.

El pronunciamiento de Áñez se conoce después de que el excomandante de la Fuerza Aérea, Jorge Terceros, vinculó a Evo Morales con las quemas en La Paz de 2019. El militar declaró ante la Fiscalía que el expresidente le había advertido por teléfono que "15 mil compañeros" que bajan de El Alto iban a quemar la ciudad de La Paz de no autorizarle el aterrizaje del avión mexicano que terminó sacándolo del país.