Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 03 de diciembre de 2021
  • Actualizado 06:58

Análisis de actas halla 11 “errores” de forma y descarta variación en resultado

El procurador Wilfredo Chávez informó que el documento final tendrá efectos legales en procesos abiertos contra exautoridades por un supuesto fraude electoral.
El procurador Wilfredo Chávez, en conferencia de prensa. APG
El procurador Wilfredo Chávez, en conferencia de prensa. APG
Análisis de actas halla 11 “errores” de forma y descarta variación en resultado

El análisis “acta por acta” de las Elecciones Generales de 2019 concluyó con un informe en el que se mencionan 11 “errores” de forma que no afectan en los resultados, sin embargo, tendrán un alcance legal, es decir, serán incluidos en los procesos abiertos contra exautoridades por supuesto fraude electoral.

La información corresponde al Procurador General del Estado, Wilfredo Chávez, quien además informó que el documento final, que será presentado de manera oficial en las próximas horas, estará a disposición de los bolivianos y será de alcance popular masivo.

“Hemos concluido que sí han existido errores, pero fueron de forma y en su momento subsanados. Es una cifra incontrastable y de ninguna manera podía variar el resultado en el fondo”, manifestó en entrevista en Bolivia Tv.

El pasado lunes comenzó el análisis de las actas electorales en la ciudad de El Alto que concluyó el viernes y contó con la participación de veedores internacionales, según Chávez.

El proceso estuvo a cargo de 40 estudiantes de la carrera de Ingeniería de Sistemas de la Universidad Pública de El Alto (UPEA) y de personal especializado.

Concluyó que el Movimiento Al Socialismo (MAS) obtuvo el 47.08% con 2.889.359 votos, “cifra incontrastable” y Comunidad Ciudadana (CC) se quedó con el 36.51% que representa 2.240.920 votos por lo que se descartó una segunda vuelta y se declaró ganador a Evo Morales, como presidente, y Álvaro García Linera, como vicepresidente.

De esta manera, Chávez descartó que hubo fraude electoral en 2019 y advirtió que el informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) fue político porque para la auditoría no se revisó las 34.555 actas pese a que se tenían 20 días y 33 personas para este trabajo.

“En el impacto, este trabajo no ha determinado en absoluto la variación de los datos establecidos por el Tribunal Supremo Electoral, son resultados definitivos bajo el principio de preclusión y que han sido objeto de un golpe de estado”, indicó.

Asimismo, aseguró que el informe de la OEA fue desvirtuado y se demostró que no cumplió con el artículo 1 del convenio con el Estado para hacer una auditoría al conjunto del cómputo electoral.

“Pudieron hacerlo y lo demostramos. La OEA tenía un hotel de 5 estrellas a disposición y 33 personas para el trabajo. Estuvo 20 días más o menos. Nos damos cuenta que tenían una intención política”, acotó.

Estos son los hallazgos que hizo la Procuraduría:

1. Ocho actas que no tenían la legibilidad adecuada.

2.  Un acta con ausencia de huellas digitales de un jurado al cierre del cómputo.

3. Un acta en ánfora errónea.

4.  Un acta con error en votos válidos.

5. Un acta con falta de registros al cierre.

6. Tres actas con ausencia de datos en la casilla de papeletas en ánfora y habilitados que emitieron su voto.

7. Seis actas con suma de votos válidos no corregida en la base de datos del TSE.

8. Siete actas ilegibles.

9. 10 actas con errores aritméticos

10. 30 actas con suma de votos válidos que no fue corregido en la base de datos del TSE.

11. 96 actas con error aritmético en la suma total de votos válidos.