Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 29 de enero de 2022
  • Actualizado 00:00

Xiomara Castro, la primera mujer que presidirá Honduras

La esposa del expresidente Manuel Zelaya "le devolverá la izquierda al poder" tras el golpe de Estado contra su esposo.
La presidenta electa de Honduras, Xiomara Castro. EFE
La presidenta electa de Honduras, Xiomara Castro. EFE
Xiomara Castro, la primera mujer que presidirá Honduras

Xiomara Castro, del partido Libertad y Refundación (Libre), ganó las elecciones de Honduras con un porcentaje considerado "aplastante" por muchos, de poco más de 52%, convirtiéndose así en la primera mujer que presidirá este país, sin mencionar que pondrá fin a 12 años de gobierno conservador y devolverá a la izquierda hondureña al poder por primera vez desde que Zelaya fuera depuesto por un golpe de Estado en 2009.

La victoria de Castro se hizo oficial después de dos días de lento conteo de votos, cuando el candidato oficialista del Partido Nacional, Nasry Asfura, reconoció el pasado martes su derrota y la felicitó.

"Llamaré a un diálogo con todos los sectores de la sociedad hondureña para que podamos utilizar puntos de coincidencia y formar las bases mínimas para un próximo gobierno", dijo la ex primera dama entre 2006 y 2009.

PROMESAS Durante la campaña, se mostró a favor de temas controverciales como el aborto, que apoya bajo tres condicionantes, así como a una relación más cercana con China en un país que ha estado tradicionalmente ligado a EEUU.

Propuso una "refundación del país", con un programa de gobierno que se propone reformar varias leyes del mandato anterior e incluso planteó convocar a una Asamblea Constituyente para modificar la Carta Magna hondureña.

Aseguró terminar con "la corrupción, el narcotráfico y los escuadrones de la muerte". Y añadió que no fallará "a las mujeres" y que exigirá respeto para ellas, "así como lo que más quieren las mujeres: los hijos y la infancia"

A diferencia de otros candidatos, no fue asociada a casos de corrupción, aunque su esposo sí fue señalado durante su gobierno, algo que él siempre negó.

Honduras es una de las naciones más empobrecidas y violentas del continente, con un alto índice criminal y con una pobreza que afecta a casi el 70% de sus 9.5 millones de habitantes.

ELECCIONES

El pasado domingo, la jornada electoral transcurrió en una relativa paz en un país habituado a la violencia. Hubo aglomeraciones debido a la alta afluencia en horas de la mañana, y también un aumento importante de la participación: del 68%, frente al 57% registrado en 2017.

El reporte del Observatorio de Reformas Políticas fue dando cuenta a lo largo del día de irregularidades, entre las que destaca que algunos actores políticos se declararon como ganadores o violaron la veda electoral, amparándose en datos de encuestas propias a pie de urna. 

Cerradas las mesas, el escrutinio se abría con varios escenarios posibles. Los menos deseables se basaban en un resultado estrecho que llevaría a que los dos principales partidos en lista se declararan ganadores y el pleno del CNE rompiera su unidad para respaldar a sus partidos.

El país pareció moverse hacia ese escenario cuando las campañas de ambos candidatos principales se declararon ganadores, pero los primeros resultados, anunciados siguiendo la normativa electoral.

La amplia ventaja en torno a 20% de la candidata de Libre, Xiomara Castro, sobre el candidato de gobierno Nasry Asfura ha colocado al país en el mejor escenario poselectoral posible: la imposibilidad de cuestionar el resultado desde las calles, la opinión pública y el mismo CNE.

XIOMARA CASTRO

A sus 62 años, Xiomara Castro de Zelaya se convierte en la primera mujer en presidir Honduras, y la cuarta en Centroamérica después de Violeta Barrios de Chamorro, Nicaragua (1990); Mireya Moscoso, Panamá (1999) y Laura Chichilla, Costa Rica (2010). Y, en este momento, la única en Latinoamérica.

Logró unificar alrededor de su candidatura a otros movimientos políticos del centro agrupados en la Alianza Nacional Opositora, que encabezaba Salvador Nasralla.