Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 06 de diciembre de 2021
  • Actualizado 19:25

De vendedor a hombre fuerte de Maduro; Saab enfrenta hoy su primer careo con la justicia en EEUU

El empresario podría terminar con una condena de hasta 20 años de cárcel si es hallado culpable. Es acusado de lavado de dinero, entre otros delitos.
Alex Saab comparecerá hoy en su primera audiencia ante la justicia en EEUU. EFE
Alex Saab comparecerá hoy en su primera audiencia ante la justicia en EEUU. EFE
De vendedor a hombre fuerte de Maduro; Saab enfrenta hoy su primer careo con la justicia en EEUU

Considerado uno de los hombres fuertes del presidente venezolano Nicolás Maduro y su presunto testaferro, el empresario Alex Saab comparecerá hoy en su primera audiencia ante la justicia en EEUU, después de una polémica extradición. Deberá responder a una acusación por lavado de activos, informó EFE.

Saab es acusado de manejar una red para que Maduro y su régimen pudieran desviar, en su beneficio, ayuda alimentaria con destino a Venezuela.

Junto con su socio Álvaro Pulido, quien se desconoce si ha sido también extraditado, el empresario habría -presuntamente- transferido 350 millones de dólares fuera de Venezuela a cuentas extranjeras de su propiedad o bajo su control. Podría ser condenado a hasta 20 años de cárcel si es hallado culpable.

Hasta ayer se mantuvo en reserva el lugar de su detención, aunque se presume que esté en el centro de detención anexo a los tribunales federales del centro de Miami.

ORÍGENES DE SAAB

En Barranquilla, Saab era vendedor de llaveros y uniformes de trabajo. Allí conoció a Álvaro Pulido, otro contratista del régimen venezolano y cuyo verdadero nombre es Germán Rubio. Ambos comenzaron a exportar al país vecino utilizando el polémico sistema preferencial de cambio Cadivi

En 2011, Saab participó en un acuerdo alcanzado entre los por entonces presidentes de Colombia y Venezuela, Juan Manuel Santos y Hugo Chávez. El convenio era para la construcción de viviendas prefabricadas. No obstante, a la prensa venezolana le llamó la atención que la compañía representada por Saab (Fondo Global Construcción) no tenía experiencia en construcción, y había sido constituida apenas días antes del acuerdo, según información de Infobae.

Después del fallecimiento de Hugo Chávez, en 2013, Maduro asumió el poder y convirtió al empresario barranquillero en su principal contratista.

En 2017, la exfiscal venezolana Luisa Ortega lo acusó de ser uno de los testaferros de Maduro. Hoy ella permanece en el exilio en Colombia y, en su momento, relacionó al empresario con varias empresas contratadas por Maduro, entre las que mencionó el suministro de distintos elementos con sobreprecio.

Entre 2016 y 2018, la extensa red de Saab obtuvo contratos por cerca de 1.500 millones de dólares a nombre de Group Grand Limited -registrada en Hong Kong- y Asasi Food Fze -inscrita en Emiratos Árabes Unidos-. Estas firmaron acuerdos con el régimen venezolano para suministrar medicinas, repuestos y hasta juguetes.

Saab y sus socios movieron decenas de compañías en Emiratos Árabes y Turquía. Realizaron movimientos bancarios en Suiza, Rusia, Bulgaria o Antigua y Barbuda, además de naciones africanas y más recientemente Irán.

CUESTIONAMIENTOS AL PROCESO

El Gobierno venezolano considera que Saab fue víctima de un "secuestro" y reaccionó a la extradición rompiendo unilateralmente el diálogo con la oposición que se llevaba a cabo en México. Hizo lo imposible por evitar que fuera entregado a EEUU.

Además de pelear judicialmente en Cabo Verde, le dio la nacionalidad venezolana, alegando que, cuando fue detenido, viajaba a Irán para cumplir una misión oficial y tenía inmunidad diplomática al ser representante en ausencia en el diálogo.

Sus abogados trataron de demostrar que la justicia estadounidense no tiene jurisdicción para juzgarle y que no era un prófugo cuando fue detenido, en junio de 2020 en Cabo Verde, pero no fueron escuchados.

La Contraloría (Tribunal de Cuentas) de Venezuela instó este domingo a los organismos de defensa de derechos humanos a pronunciarse sobre la extradición a EEUU del empresario.

Saab escribió una carta que fue leída al público por su esposa Camila Fabri.

“No tengo nada que colaborar con Estados Unidos, no he cometido ningún delito ni en Estados Unidos ni en ningún país y no pienso mentir para favorecer a Estados Unidos en contra del que atraviesa un bloqueo inhumano (Venezuela)", señala en la misiva.