Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 28 de septiembre de 2022
  • Actualizado 00:06

La Unión Europea acumula cinco vacunas y seis tratamientos contra la pandemia

En base a dos estudios clínicos, la eficacia de la vacuna de Nuvaxovid está en alrededor del 90%.
 
Una persona recibe una vacuna contra la COVID-19 en Nueva York.  EFE
Una persona recibe una vacuna contra la COVID-19 en Nueva York. EFE
La Unión Europea acumula cinco vacunas y seis tratamientos contra la pandemia

Con la aprobación de la licencia de uso de la estadounidense Novavax este lunes, la Unión Europea (UE) amplía su lista de herramientas para luchar contra la pandemia a cinco vacunas y seis tratamientos de la COVID-19, lo que también fortalece la campaña de vacunación y refuerzo en pleno aumento de los contagios.

Aunque todavía no está claro si Novavax -conocida como Nuvaxovid o NVX-CoV2373- es eficaz contra la nueva variante Ómicron del SARS-CoV-2 -porque los ensayos clínicos se llevaron a cabo cuando dominaban la variante original del virus, así como alfa y beta-, esta vacuna sirve para “intensificar la vacunación”, subrayó la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, tras autorizar su comercialización en el mercado europeo.

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) recomendó esta vacuna para adultos mayores de 18 años, administrada en dos dosis con 21 días de diferencia, y se basa en una forma estabilizada de la proteína S (Spike, en inglés) del virus, para la que se ha empleado una tecnología de nanopartículas de proteína recombinante.

Los antígenos de la proteína purificada en la vacuna no se pueden replicar ni causan la COVID-19.

En base a dos estudios clínicos, la eficacia de la vacuna de Nuvaxovid está en alrededor del 90%.

Nuvaxovid ha obtenido una autorización de comercialización condicional (CMA) en la UE, que es similar a la que tienen Pfizer/BioNTech (aprobada 21 de diciembre), Moderna (6 de enero), AstraZeneca (29 de enero) y Janssen (11 de marzo).

Este tipo de licencia les exige a las farmacéuticas seguir investigando, vigilando la seguridad y las campañas de vacunación, y compartiendo los resultados con la EMA durante el tiempo necesario hasta que haya suficientes datos como para otorgarle una licencia final oficial.

La comisaria de Sanidad, Stella Kyriakides, subrayó que "la vacunación y el refuerzo para aumentar la protección contra la COVID-19 es hoy más importante que nunca si queremos detener la ola de contagios y contrarrestar la aparición y propagación de nuevas variantes".

Además de las vacunas, la cartera de terapias para pacientes con COVID-19 también se ha ampliado a lo largo de este año a seis fármacos, los dos últimos lograron su aprobación el pasado jueves.

Por un lado, el anticuerpo monoclonal sotrovimab (Xevudy), recomendado para mayores de 12 años con riesgo de desarrollar COVID-19 pero que no necesitan oxígeno adicional. Según los estudios de laboratorio, Xevudy también funciona contra los contagios producidos con ómicron.

Y, por otro lado, la EMA amplió la licencia europea del medicamento inmunosupresor anakinra (Kineret) a pacientes adultos con neumonía que requieren oxígeno suplementario y que tienen riesgo a desarrollar insuficiencia respiratoria grave. Este fármaco ya estaba autorizado en la UE como tratamiento de diversas afecciones inflamatorias.

"Nuestra cartera de productos terapéuticos incluye ahora una amplia gama de los medicamentos más prometedores que pueden utilizarse para tratar las diferentes etapas y la gravedad de la enfermedad, ya sea en el hogar o en los hospitales", señaló Kyriakides.

Los otros cuatro fármacos autorizados incluyen los anticuerpos monoclonales Ronapreve, de las firmas Regeneron y Roche; y Regkirona (regdanvimab), de la biofarmacéutica surcoreana Celltrion;

El medicamento RoActemra (tocilizumab), usado anteriormente en pacientes con artritis reumatoide, está también disponible en la UE para tratar a adultos con COVID-19 grave que estén recibiendo un tratamiento con corticosteroides y necesitan oxígeno suplementario.

Y por último, la EMA también respaldó la licencia europea del antiviral Veklury (Remdesivir).