Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 29 de enero de 2022
  • Actualizado 01:08

Sinovac tendría lista la nueva versión de su vacuna contra Ómicron en tres meses

Fotografía de archivo de una persona mientras recibe la vacuna Sinovac. EFE
Fotografía de archivo de una persona mientras recibe la vacuna Sinovac. EFE
Sinovac tendría lista la nueva versión de su vacuna contra Ómicron en tres meses

La empresa china Sinovac prevé tener lista en tres meses una nueva versión de su vacuna contra la COVID-19 (Coronavac) adaptada a la variante ómicron, que ha puesto en alerta al mundo por su alto número de mutaciones.

“El desarrollo de la vacuna contra la cepa ómicron será concluido en tres meses”, con una capacidad de producción de entre “1.000 millones y 1.500 millones de dosis por año”, señaló Yaling Hu, vicepresidenta de Sinovac, quien además forma parte del grupo de especialistas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), durante un simposio organizado por el Instituto Butantan de Sao Paulo. 

Ese proceso para adaptar el fármaco a la nueva variante, detectada inicialmente en Sudáfrica en noviembre pasado y de la que poco se sabe, ya ha comenzado e incluye un plan para evaluar su eficacia por medio de experimentos en laboratorio y después en humanos de diferentes edades, de acuerdo con la ejecutiva.

“En la primera evaluación queremos aislar el virus y hacer un test de anticuerpos neutralizantes incluyendo diferentes cronogramas de inmunización”, explicó en su conferencia.

Según datos del Butantan, uno de las instituciones de investigación médica más prestigiosas de Brasil, Coronavac “viene siendo usada en 45 países” desde el inicio de la pandemia, que ya ha causado en el mundo más de 5,2 millones de muertes.

Con más de 7.900 millones de dosis de los diferentes inmunizantes aplicadas en todo el mundo, Coronavac representa “el 25 % de la producción mundial”, al responder por “2.000 millones” de pinchazos.

Se han registrado hasta la fecha seis casos de la variante ómicron: tres en Sao Paulo, que fueron los primeros en Latinoamérica; dos en el Distrito Federal de Brasilia y otro más en Río Grande do Sul, estado fronterizo con Uruguay y Argentina.