Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 25 de junio de 2024
  • Actualizado 00:57

Sexo, ‘silencio’ y campaña: Trump, en el ojo de tormenta y 30 cargos

Es la primera vez que un expresidente estadounidense es acusado por un delito. Él sostiene que es víctima de una cacería ¿Puede ir a prisión? 
Donald Trump, expresidente de Estados Unidos./ EFE
Donald Trump, expresidente de Estados Unidos./ EFE
Sexo, ‘silencio’ y campaña: Trump, en el ojo de tormenta y 30 cargos

Donald Trump está muy complicado. Mientras que los números que lo consolidan como uno de los republicanos favoritos rumbo a los comicios de 2024 crecen a su favor en las encuestas, el exmandatario se encuentra imputado por la Justicia.

Una trama de sexo, supuesto silencio y un presunto pago ilícito a una actriz del cine para adultos en 2016 conocida como Stormy Daniels hace que el presente y el futuro del magnate se aten al suspenso, sobre todo cuando en el horizonte aparece su posibilidad de volver a ser presidente de los Estados Unidos.

Las preguntas son muchas. Una de ellas siembra el vilo en torno a la chance de que pueda ir a prisión.

Lo cierto es que, este martes, Trump se presentará en un tribunal de Manhattan para oír las acusaciones que pesan sobre él. Medios como Clarín y CNN apuntan que se trataría de más de 30 cargos. Mientras tanto, la defensa legal del exdignatario avisó que no negociará absolutamente nada, puesto que “no existió delito alguno”.

A continuación, vale resaltar algunos apuntes del caso que envuelve al republicano en un evento histórico, considerando que es la primera vez que un exjefe de Estado estadounidense es imputado por un delito.

LA ACUSACIÓN DE LA ACTRIZ

No fue casual. La estrella del cine porno Stormy Daniels escogió tomar contacto con los medios de comunicación de su país en 2016, justo durante la feroz campaña presidencial que encaraba Trump. La idea de la mujer era “vender” la historia al mejor postor respecto a la relación que habría sostenido con el magnate en 2006.

Entonces, Michael Cohen, exabogado de Trump, habría contactado a la actriz para “silenciarla” mediante el pago de 130 mil dólares. Hasta aquí, no hay nada ilícito. El problema se agrava para el expresidente porque ese dinero se habría registrado como honorarios legales en la contabilidad de la Organización Trump, según recuerda Clarín.

Esto tendría el mismo peso que la falsificación de registros comerciales en Nueva York. Sin embargo, la figura se volvería más compleja si se prueba que fue “instrumental” en la comisión de otro delito.

Tras el llamado del fiscal de distrito de Nueva York, Alvin Bragg, el gran jurado definió, el pasado 30 de marzo, la imputación contra Trump.

¿CON MANILLAS? 

Se prevé que el exdignatario se presente en el tribunal este martes. Se estima que le dejen ingresar por otra puerta y que esté acompañado por agentes secretos, dada su condición de expresidente. Le tomarán las huellas dactilares, fotos y le leerán sus derechos ciudadanos. 

La duda se instala respecto a si será enmanillado o no. A priori, todo es posible. Sin embargo, se tiene previsto que los juristas que llevan la defensa negocien para que esto no suceda. Luego irá a una celda, aguardará el momento de su audiencia y conocerá los cargos que pesan en su contra.

El abogado Joe Tacopina, uno de sus defensores, garantizó, en concordancia con la agencia EFE, que su cliente no será esposado.

¿PODRÍA IR A LA CÁRCEL?

Si la Justicia estadounidense considera que Trump es culpable de los delitos de los que se lo acusa, la condena podría ascender a cuatro años. No obstante, de acuerdo con lo que resalta Clarín, muchos entendidos en la materia entienden que todo se solucionaría con una multa.

Si llegara a ser sentenciado y los tiempos le calzan, su objetivo de seguir en campaña para volver a la Presidencia no correría ningún riesgo. 

CONTRA EL JUEZ

Tras tomar conocimiento de su situación, el esposo de Melania ha criticado severamente al juez Juan Manuel Marchan, que lleva su caso, advirtiendo que este lo "odia". "El juez `asignado´ a mi caso de caza de brujas (...) ME ODIA", subrayó, en mayúsculas, en una publicación hecha en la red Truth Social.

Mientras tanto, el objetivo de Trump sigue siendo trabajar con miras a 2024. Claro que toda esta maraña legal podría costarle caro.