Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 25 de mayo de 2024
  • Actualizado 22:18

Tras salida de excanciller de Chile, Piñera indica que "se anticipó su renuncia para despejar dudas"

Imagen de archivo del ex presidente de Chile, Sebastián Piñera. EFE
Imagen de archivo del presidente de Chile, Sebastián Piñera. EFE
Tras salida de excanciller de Chile, Piñera indica que "se anticipó su renuncia para despejar dudas"
El presidente de Chile, Sebastián Piñera, dijo este lunes que Andrés Allamand tenía previsto asumir la Secretaría General Iberoamericana (Segib) tras el cambio de mando, pero que se decidió "adelantar" su salida de la Cancillería para "despejar toda duda".

"Él siempre ha dedicado sus mejores esfuerzos al servicio público y eso es algo que yo reconozco y agradezco", indicó en una rueda de prensa el mandatario, quien traspasará el poder al izquierdista Gabriel Boric el próximo 11 de marzo.

El ya excanciller presentó su renuncia el domingo en plena crisis migratoria en la frontera norte con Bolivia y tras regresar a Chile desde Madrid, sede de la Segib, y donde se reunió con el ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación del Gobierno de España, José Manuel Albares.

El viaje de Allamand levantó críticas en Chile por su ausencia en medio de las protestas de vecinos de la ciudad norteña de Iquique contra la masiva presencia de inmigrantes indocumentados, en su mayoría venezolanos, quienes cruzan por pasos clandestinos desde Bolivia y Perú.

Diversos parlamentarios de la oposición acusaron al excanciller de "abandono de funciones" y amenazaron con iniciar un juicio político en su contra.

Allamand, que fue sustituido por la exsubsecretaria Carolina Valdivia, "fue elegido por unanimidad (en noviembre) por los 22 países que integran la Segib y eso es un gran reconocimiento a su trayectoria y también a la trayectoria de Chile", indicó Piñera.

"Ya tenemos el tema zanjado", añadió desde el sur del país, donde se encuentra unos días de vacaciones.

Ni la pandemia ni la crisis social que se extendió durante más de un año en 2019 han alejado el deseo de migrar a Chile, uno de los países más atractivos dentro de América Latina por su estabilidad política y económica.

Tras un auge de entradas irregulares en febrero del año pasado, la crisis tuvo otro pico en octubre, con cientos de extranjeros ocupando plazas y avenidas en varias ciudades del norte, y en los últimos días se ha recrudecido.

Los Gobiernos de Chile y Bolivia se reunieron este fin de semana para abordar el problema y, según afirmó Piñera este lunes, se llegó a un acuerdo "que permite una mayor colaboración" por parte de Bolivia.

La Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) alertó en diciembre pasado que cerca de 500 refugiados y migrantes venezolanos, incluidos niños, cruzan diariamente por pasos fronterizos irregulares entre Bolivia y Chile y llegan al país "tras varios días sin comer, con deshidratación, hipotermia y mal de altura".

En lo que va del año ya han muerto al menos 2 personas tratando de cruzar la frontera y unas 23 desde que se inició el flujo masivo en febrero de 2021.