Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 25 de junio de 2022
  • Actualizado 13:14

La movilización en Ecuador inicia con vías cortadas y sin incidentes graves

Movilizaciones en Ecuador. EFE
Movilizaciones en Ecuador. EFE
La movilización en Ecuador inicia con vías cortadas y sin incidentes graves
Las primeras horas de la movilización nacional indefinida convocada en Ecuador por la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) se saldaron este lunes con algunos cortes de carreteras sin desmanes graves, y con la advertencia del Gobierno de que no permitirá la paralización de servicios públicos y esenciales.

En el trasfondo de esta nueva movilización convocada por la mayor organización indígena de Ecuador y una de las principales fuerzas opositoras al presidente Guillermo Lasso está la intención del Ejecutivo de evitar que se repita la ola de violentos altercados que paralizó al país en octubre de 2019.

Hasta el mediodía se habían registrado unos 30 bloqueos de carreteras, aunque solo una permanecía cortada para entonces, según precisó el ministro del Interior, Patricio Carrillo, desde el "puesto de mando unificado" instaurado por el Gobierno en Quito para evaluar permanentemente la situación en el país.

El 90 % de las vías de Ecuador se encontraban despejadas para el flujo de vehículos y de personas, según un balance ofrecido en un comunicado de la Secretaría de Comunicación de la Presidencia.

Estos cortes comenzaron en la madrugada y, de acuerdo a la Conaie, se registran en 16 de las 24 provincias del país, aunque mayormente las andinas Cotopaxi, Imbabura, Bolívar, Chimborazo, Azuay y Pichincha (cuya capital es Quito), así como en la amazónica provincia de Pastaza.

En varios de estos puntos llegaron contingentes de la Policía Nacional pero no hubo enfrentamientos entre los indígenas y los agentes, aunque la Conaie denunció "un acto de represión".

"ACTOS VANDÁLICOS", SIN HERIDOS NI DETENIDOS

"No estamos reprimiendo", respondió en rueda de prensa Carrillo, quien destacó que durante las primeras doce horas de las movilizaciones no hubo heridos ni detenidos, pese que se produjeron algunos "actos vandálicos" como el lanzamientos de piedras a un patrullero de la policía y una protesta en las afueras de un colegio de Quito con cocteles molotov.

En uno de esos bloqueos, ubicado en El Chasqui (Cotopaxi), apareció el presidente de la Conaie, Leonidas Iza, para rechazar la apertura al diálogo ofrecida por el Gobierno y criticar las declaraciones de Carrillo, que el sábado había anticipado "una semana de carreteras y pozos petroleros bloqueados, saqueos, secuestros de policías y militares".

Iza recordó que este paro indefinido fue convocado tras cumplirse el primer año de Lasso al mando de Ecuador y sin que dieran frutos los distintos momentos en los que el Gobierno y la Conaie se han sentado en una mesa a conversar.

El líder indígena reiteró el carácter pacífico de la movilización: "Aquí nadie ha salido a hacer vandalismo, aquí se ha salido a luchar sobre la violencia y el vandalismo económico que ustedes han impuesto", espetó.

PRECIOS ALTOS Y DERECHOS INDÍGENAS

Entre los principales reclamos de la Conaie está el alza del coste de vida, especialmente de los precios de los combustibles, justo en una semana donde el precio referencia de la gasolina Súper de 92 octanos está en los 4,80 dólares.

También reclaman rebajas en los precios del diésel y de la gasolina Extra de 85 octanos, congelados en 1,90 y 2,55 dólares por galón, respectivamente.

Asimismo, la Conaie exige moratorias de deudas, precios justos en los productos del campo como arroz, banano y leche, entre otros, una moratoria que frene "la ampliación de la frontera extractiva minera y petrolera" y una "auditoría y reparación ambiental por los impactos socioambientales".

Junto a ello, demandan que se respeten 21 derechos colectivos, como a la educación intercultural bilingüe, justicia indígena, consulta libre, previa e informada, y que no se privaticen sectores estratégicos.

MOVILIZACIÓN INFERIOR A LO PREVISTO

De acuerdo a la estimación ofrecida por el Gobierno, en estos bloqueos han participado unas 3.800 personas, una cifra que para el ministro de Gobierno, Francisco Jiménez, es "sustancialmente inferior a lo previsto".

Para el presidente, Guillermo Lasso, detrás de estas protestas hay "grupos políticos que buscan desestabilizar y pescar en río revuelto", según dijo en un mensaje a la nación emitido cerca de la medianoche del domingo.

“Parar es lo peor que podemos hacer cuando estamos empezando a reactivarnos, a trabajar para salir de la crisis. Todos nos hacemos daño con una protesta violenta", sostuvo Lasso.

El mandatario recordó que su responsabilidad como presidente es garantizar a la población el derecho a movilizarse libremente, a estudiar y a trabajar, y en ese sentido las clases se desarrollaron con normalidad, salvo algunas instituciones que optaron por la modalidad a distancia.