Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 24 de octubre de 2021
  • Actualizado 02:20

EXPERTOS CREEN QUE LA “DEPENDENCIA” A LAS REDES SEGUIRÁ INTACTA

Facebook: secretos, denuncias ¿y “lazos” con espionaje y violencia?

La imagen de Mark Zuckerberg, dueño de la plataforma, de Instagram y WhatsApp, está bajo la lupa tras denuncias sobre perjuicios a la democracia y seguridad nacional.
Mark Zuckerberg, dueño y fundador de Facebook.        Infobae
Mark Zuckerberg, dueño y fundador de Facebook. Infobae
Facebook: secretos, denuncias ¿y “lazos” con espionaje y violencia?

Lo del lunes 4 de octubre, cuando, de pronto, millones de personas en todo el mundo quedaron aisladas tras el reporte de “defectos” en los servidores de Facebook, WhatsApp e Instagram, parece ser el perjuicio menor para la trilogía de gigantes que domina el monopolio de la comunicación en redes sociales.

Las más de seis horas en que la comunidad internauta entró en desesperación ante la eterna espera forman parte del entramado de la crisis que atraviesa el empresario y fundador de Facebook, el estadounidense Mark Zuckerberg.

Ha perdido 5.900 millones de dólares tras el suceso. Sin embargo, el capítulo no es el dolor de cabeza más fuerte para el programador, que se encuentra en el “ojo del huracán”, en medio de denuncias que apuntan a que esas plataformas cuentan con gran potencial para empeorar trastornos alimenticios o pensamientos suicidas de adolescentes, afectan la democracia y seguridad nacional de los países, y guardan relación con la “violencia en Etiopía” y el espionaje de China e Irán. Todo esto, en concordancia con fuertes revelaciones hechas por Frances Haugen, la extrabajadora de Facebook que se animó a ir contra el monstruo corporativo y brindar declaraciones en el Senado.

Haugen es la experta en informática de 37 años que se desempeñó como gerente de producto en la red social más grande del planeta y que rompió el silencio el martes pasado, cuando declaró que existirían “malas prácticas” que tienden a "engañar constantemente" a los cibernautas sobre los efectos dañinos de sus plataformas.

Este es el escándalo más grande en la historia de la plataforma más usada. Incluso superó la magnitud del problema de 2018. Entonces, hubo revuelo por el caso de Cambridge Analytica, cuando las acciones de Facebook se fueron por el suelo, en un 7%, después de que una publicación señalara que una seguidilla de estudios investigativos apuntara que la consultora Cambridge Analytica se quedó, de manera irregular, con datos de 50 millones de personas que usan la red social solo en el territorio estadounidense, como bien recuerda BBC.

Cambridge Analytica es una compañía londinense que analiza los datos personales para posteriormente crear campañas que puedan incidir a favor de políticos. 

“En tan solo 24 horas, el valor de Facebook cayó 37.000 millones de dólares por un escándalo que comenzó con un aparentemente inocente test de personalidad en la red social y derivó en acusaciones de robo de datos, interferencia política y chantajes con prostitutas”, describe BBC.

Dicha información habría sido utilizada para influir “psicológicamente” en los electores, para los comicios de 2016, año en que Donald Trump resultó elegido. Zuckerberg admitió que hubo “errores” y advirtió acciones para reforzar el sistema de seguridad y privacidad.

DENUNCIAS FUERTES Las revelaciones de Haugen hacen que este escándalo supere al de 2018, pues apunta a la imagen de Facebook e Instagram. La denunciante aseveró ante la subcomisión de Protección al Consumidor del Senado que habría vínculos entre la actividad en Facebook y las muertes en Etiopía y Myanmar, además de espionaje de China e Irán.

“Mi temor es que, si no se actúa, los comportamientos divisivos y extremistas que vemos hoy son solo el principio. Lo que vimos en Myanmar y ahora en Etiopía son los primeros capítulos de una historia tan aterradora que nadie quiere leer el final”, rememora CNN sobre los dichos de Haugen.

Sobre el espionaje, dijo que fue parte del equipo de contraespionaje de Facebook y que "trabajó en el seguimiento de la participación china en la plataforma, vigilando a las poblaciones uigures de todo el mundo".

CNN cita que el grupo que entonces integró Haugen advirtió “la participación activa del gobierno de Irán haciendo espionaje a otros actores estatales".

La empresa restó importancia a las declaraciones de la exempleada, arguyendo que ella solo estuvo dos años dentro, que no tenía acceso a informes directos y que tampoco guardaba relación con la toma de decisiones de los ejecutivos.

INVESTIGACIÓN Demócratas y republicanos de la Cámara Alta, que pocas veces comulgan con ideas comunes, coincidieron en solicitar la apertura de una investigación de los organismos reguladores de Estados Unidos contra la compañía de Zuckerberg. 

Por su parte, la senadora Elizabeth Warren arremetió contra Facebook e indicó que manosea el sistema democrático. “La voz más fuerte en este salón son Facebook y las otras corporaciones gigantes. Contratan a los cabilderos, hacen las grandes contribuciones de campaña. Y lo que es más importante, financian dinero oscuro, la parte en la que ni siquiera ves sus huellas digitales”, dijo.

SEGUIRÁ FUERTE Expertos en redes sociales consideran que, pese a la magnitud del problema de estos días, ello no afectará, a mediano o largo plazo, a la continuidad de uso por parte de los usuarios. “No es la primera vez que Facebook sufre problemas. Las cosas que está comentando ‘garganta profunda’ (por Haugen), en su mayoría, no son problemas desconocidos”, concluye el jurista especializado en temáticas digitales Borja Adsuara, en entrevista con ABC.

“Aquellos que están enterrando a Facebook deben recordar lo que ocurrió con Cambridge Analytica. Entonces la gente promovió un boicot y comenzó a hablar de dejar Facebook. Desde entonces la empresa no ha dejado de crecer en usuarios y en valoración en bolsa”.

Ferrán Lalueza, otro experto en redes  consultado por ABC, también considera que estas revelaciones no pasarán mucha factura al gigante. “Me gustaría pensar que va a haber un impacto, pero el histórico indica que no. En el pasado, la empresa ya ha sobrevivido a los malos usos de la privacidad de los usuarios; un mal uso que ha podido tener efectos al más alto nivel, como puede ser en el correcto desarrollo de procesos electorales”.